Y de tiempo algo de... reciclaje; El Sermón de las tres horas.. es peruano fue un post publicado el 25 de marzo del 2005 en Surfing el Amazonas, y lo republico a propósito de la Semana Santa.

Continuando con los temas por la semana santa me encuentro esta novedad, y la verdad no sé si habría que agradecer o castigar. Cuando escucho a los curas tratando de hacer ver que Jesúcristo dijo lo que no dijo, o lo que a ellos les interesa que se crea que dijo... menos mal que soy cristiano sólo de nombre. La nota es de Luis Velásquez C. y salió en La República de hoy viernes, con fotos y más datos interesantes al respecto.

Le decían el Apóstol de los indios y los negros por su cerrada defensa de los derechos de los esclavos y desposeídos en una época (S. XVII) en que esto era considerado poco menos que subversivo. Francisco del Castillo lo sabía bien, pero no hacía mucho caso a las críticas. No lo desalentaban. Por el contrario, dedicaba su tiempo y esfuerzos a llevar la palabra de Dios a los pobres en las calles -la mayoría de ellos quechuahablantes e iletrados-, y hacer colectas para procurarles alimento. Vivía para ellos y por ellos. Y precisamente inspirado en su dolor, dedicó tres horas de aquel Viernes Santo, de 1660, a recordar las palabras de Jesús en la cruz.

Buscó darles un significado y hacer un paralelo entre el sufrimiento del Dios hecho hombre y el pesar de los olvidados que durante aquella jornada estaban sentados ante al altar de la Iglesia Nuestra Señora de Los Desamparados, escuchándolo. No eran raros en él los sermones largos, pero éste era una novedad. Sorprendió gratamente a todos, incluso a sus rivales que lo veían con recelo y temían que sus acostumbrados encuentros con los pobres en la Plazuela del Baratillo (en el Rímac) pudieran alterar el orden establecido. Comprendieron que había nacido una nueva manifestación de la fe.

Respecto a este episodio, los investigadores agregan y quitan detalles para hacer más sencilla o más impresionante la historia. No se ponen de acuerdo en el antes ni en el después de este importante hecho. Lo concreto, sin embargo, es que Francisco del Castillo comenzó a hablar aquella tarde y no paró sino hasta que sintió la fatiga. Así nació el Sermón de las Tres Horas, también conocido como el Sermón de las Siete Palabras, que se extendió con rapidez al resto del país, a la región y luego al mundo entero. Y aunque no hay un reconocimiento oficial del Vaticano al padre Francisco del Castillo como instaurador de esta tradición, sí destaca su entrega a la fe católica y a la divulgación de la palabra divina entre las personas más necesitadas.

Pero no se crea que en cuatro siglos de historia este sermón ha servido sólo para recordar el mensaje final que dio Jesús a sus apóstoles o interpretar sus palabras según las coyunturas y necesidades de los lugares donde éstas son evocadas. No, claro que no. Ha servido también como una prueba de fortaleza y de fe que, incluso, alguna vez costó la vida a un religioso, el sacerdote Carlos Martínez, durante el Viernes Santo de 1928, en la Iglesia San Pedro de Lima. Refieren los registros que Martínez, alzando la mirada, dijo: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu", y cayó al suelo. La fatiga lo había vencido. Y es que el hombre había realizado el Sermón de las Tres Horas casi gritando, debido a la cantidad de gente que se había dado cita en el lugar.

Francisco del Castillo realizó el Sermón de la Tres Horas en la Iglesia de Nuestra de Señora de los Desamparados. Y lo hizo ante la efigie del Señor de la Agonía. Por desgracia esta iglesia ya no existe. Fue demolida hace 60 años para dar paso al edificio de Palacio de Gobierno. Hoy la nueva sede de la Parroquia (no iglesia) de Desamparados queda en Breña.


En este artículo: Basílica y Convento de San Pedro de la wikipedia, también nombran a Lima como la primera ciudad donde se dio el Sermón de las Tres Horas. Como lo del sermón no es algo restringido a la religión católica (recordar el Sermón de la Montaña), antes que poner una imagen de Cipriani he preferido colocar una de Buda en lo que se conoce como el Sermón en el Parque de los Ciervos. La extraje de Wikipedia Commons.


Technorati tags: , , , ,

4 comentarios:

Dinorider d'Andoandor dijo...

habría que preguntarle al padre Francisco qué opina dely Cipri

Rain dijo...

Qué pioneros los peruanos, también en religión :)

Aquella Iglesia donde se oyó el Primer sermón: sí, una pena que no haya sido preservada.
Recuerdo que en mi infancia escuchaba el sermón, y hace unos años, escuché alguno que fue fluído y lamento no haber anotado quin lo dio. Esa capacidad oratoria que logra que te olvides del tiempo es maravillosa.

Juan Arellano dijo...

Dino: Ufff, tu crees q ahí también otorongo no come otorongo? bueno, eran otras épocas.

Rain: Por eso que Alan engatuza a todos, jajaja.

anacarsis dijo...

En teologìa tambièn tenemos al padre Gustavo Gutièrrez, creador de la Teoría de la Liberación.
Saludos.