Francisco Carrillo es y será recordado en el mundo literario peruano como el editor y propulsor de esa bella aventura en el reino de la poesía que fué Haraui, revista que por más de 130 números llevó a sus lectores la obra de poetas peruanos y extranjeros, nuevos y consagrados, con un alto nivel de calidad y sobre todo, amor por la poesía. El mismo fue poeta y antologador, así como docente en la UNMSM, pero poco se conoce su obra como narrador.

Tuve la suerte, y la verdad no recuerdo cuando, de agenciarme esta pequeña obra suya, una novelita en 98 páginas de formato mediano, en su edición original (y única me parece) editada por Carlos Milla Batres vía CMB Ediciones en junio de 1969. El protagonista es Gustavo Landa un intelectual y catedrático peruano de viaje por México con su amante.

Pronto descubrimos que la amante (y amantes) así como el propio viaje en sí, son pretextos mediante los cuales el personaje huye de si mismo y de su realidad. En México Gustavo manda de regreso al Perú a su amante y él se va sólo a USA, en NY se consigue a otra amante, para dejarla poco después e irse a otra ciudad en busca de un amigo de la infancia. Hacia el final del libro lo vemos de nuevo de viaje, esta vez en Churín, con otra pareja.

Porque nos hemos escapado para amarnos. Yo para conocerla y amarla. Ella para sentir la aventura y amarme. Sé que Marta no me quiere. No me quiere, es verdad. Quiere amarme quizás. Yo también quisiera amarla. ... Sé que ella busca alguna aventura para vengarse de algo, de alguien. Yo busco una mujer que se desnude ante mí en los cuartos alquilados o en los hoteles de Churín para, después, quizás amarla.

Como verán la prosa es de frases cortas y sin complicaciones, directa pero meditada. Toda está narrada en primera persona, lo cual le dá naturalidad, y por lo menos en mi caso, ayudó a que me identificara con el narrador. Temas recurrentes en nuestra narrativa, como el desarraigo y la pregunta de qué es ser peruano están presentes en esta obra que, me parece, merece una mayor difusión y reconocimiento del que pueda haber alcanzado.

Poco es lo que hay sobre Paco Carrillo en la red, lo cual es casi vergonzante para con un hombre que dedicó muchos años de su vida a promocionar la obra de otros. Una nota de Eduardo Gonzáles Viaña publicada en su web: Francisco Carrillo, compilador de sueños y un artículo de Esther Castañeda Vielakamen: Apunte sobre Francisco Carrillo que está disponible tan sólo en la versión del caché de Google, pues parece que el original en la web de la UNMSM ha sido desactivado.


Technorati tags: , , , ,

3 comentarios:

Don Mario dijo...

Como siempre, gracias a ti estamos aprendiendo un poco más de escritores peruanos, el problema es ¿cómo encontrar sus libros por acá? Ahora estoy en un predicamento.

Juan Arellano dijo...

Pues podemos intercambiar libros a la antigua usanza ... por correo.

Rain dijo...

Trabajo concienzudo, dedicación profunda, crítica enriquecedora, búsqueda exahustiva de fuentes, estudio vasto.... y un actitud de maestro con mente abierta: Francisco Carrillo.

Recuerdo haber tenido entre mis manos una 'Haraui' donde leí los primeros poemas de autores que yo no conocía... tiempos lejanos.

Me ha llamado especialmente la atención, el artículo de Esther Castañeda, poeta y maestra también.
Gracias Juan por este post de gratitud y reconocmiento.