El politicólogo italiano Giovanni Sartori fué anunciado hace unos días como ganador del premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales, en reconocimiento a su teoría sobre la democracia. El diario argentino La Nación informa que se destacó "su gran contribución investigadora al debate contemporáneo de la ciencia política" y puso de relieve "su compromiso con las garantías y libertades de la sociedad abierta". También ponderó el "extraordinario prestigio" del que goza su pensamiento en la opinión pública internacional. El diario Clarín también informó del asunto.

Nacido en Florencia en 1924, profesor emérito de las universidades de Columbia y de Florencia, Giovanni Sartori es autor de numerosos libros de teoría política, traducidos a más de 30 idiomas, como "Ingeniería política", "Partidos y sistemas de partidos", "Elementos de teoría política", "¿Qué es la democracia?", "Homo videns: la sociedad teledirigida", que popularizó su pensamiento fuera de los ámbitos académicos, y "La tierra explota". "La democracia actual encuentra a su único y peor enemigo en sí misma y será capaz de autofagocitarse si no se actúa con más inteligencia", advertía al presentar, en el 2003, su libro "¿Qué es la democracia?", hijo menor del estudio "Teoría de la democracia" (1987). Sartori cambió la historia de la filosofía por las ciencias políticas y comenzó a escribir sobre democracia al darse cuenta de que no existía ningún libro que la planteara de forma sencilla.

Entre sus obras se destaca "La sociedad multiétnica", en la que establece la premisa de que el multiculturalismo no es una extensión y continuación del pluralismo, sino -por el contrario- su negación, porque "el multiculturalismo no persigue una integración diferenciada, sino una desintegración multiétnica". A partir de esta tesis, se pregunta hasta qué punto la sociedad pluralista puede acoger sin disolverse a "enemigos culturales" que la rechazan, porque, afirma, todos los inmigrantes no son iguales y el inmigrante de cultura teocrática (como el musulmán integrista) plantea problemas muy distintos del inmigrante que acepta la separación entre religión y política. Considera que la sociedad de acogida debe defender sus valores y principios, del mismo modo que los núcleos de inmigrantes reivindican su religión, su visión de la sociedad y su concepción del mundo.
Una reseña y unas opiniones para conocer más del tema.

Sartori viaja por el mundo y advierte en sus conferencias sobre el rol de la TV, al alertar a los padres a que no la usen como niñera. En "Homo videns: la sociedad teledirigida", señala que la exposición a la TV desde edades tempranas "atrofia la capacidad de abstracción". Para Sartori una tendencia creciente es la existencia de medios de comunicación que desinforman. En sus trabajos acuñó el concepto de "homo videns", el individuo que mira la TV y pierde la capacidad de entender la realidad, deformada por la pequeña pantalla. "Homo videns" es el libro de más éxito de Sartori, que tiene especial predilección por ese trabajo, que él califica de "acusación dura contra los medios de comunicación, que no sólo no informan, sino que desinforman". Para que se enteren de que vá el libro, unos extractos del mismo, una reseña sobre la obra y otra reseña no tan de acuerdo con lo que en él se dice, y para terminar una monografía relacionada.

En otra nota similar La Nación proporciona además algunos artículos de Sartori: Contaminación de la ignorancia, Por un mundo habitable y Hacia un mundo islamizado, entre varios muy interesantes. Si les piden registrarse para leerlo ... háganlo, es gratis y no les tomará más de dos minutos. Y de yapa les va una entrevista a Sartori y un artículo de Rafael Roncagliolo recientemente aparecido en La República sobre las tesis de Homo Videns.


Technorati tags: , , , , , ,

2 comentarios:

juan re dijo...

Interesante y muy actual el tema. En España mas de uno deberia pensarlo. Si te interesa podriamos publicar algo sobre ello en los dos blogs a la vez. Lo de enlazar, soy muy malo en el tema y no te puedo ayudar.
Espero noticias tuyas.
un saludo
Juan re

Juan Arellano dijo...

Te envío un mail.