miércoles, junio 22, 2005

Stephen Wolfram

En el suplemento Dominical de El Comercio salió una nota/entrevista sobre Stephen Wolfram de Andrés Hax. Para aquellos como yo que no tenían idea de quien era, aquí un extracto.

Stephen Wolfram es un nombre desconocido fuera de ciertos círculos académicos y tecnológicos, pero hay quienes aseguran que, en pocos años, este científico podrá estar en la selecta lista que incluye a Newton, Darwin y Einstein. Por absurdo y mesiánico que suene, Wolfram afirma que sus descubrimientos -publicados en 2002, en un volumen de más de 1200 páginas titulado A New Kind of Science (Un nuevo tipo de ciencia, abreviado: NKS), disponible gratis en Internet- producirán una revolución drástica y total en la ciencia y la tecnología. Provocarán lo que Thomas Kuhn llamaba un "cambio de paradigma. ¿Quién es Wolfram? ¿Con qué derecho se ha autodenominado el Newton del siglo XXI? ¿Qué es lo que descubrió? ¿Es posible que tenga razón? Wolfram es un físico inglés de 46 años que vivió más de la mitad de su vida en los Estados Unidos. Enseñó en varias universidades -incluyendo el Instituto para Estudios Avanzados de la Universidad de Princeton, donde trabajó Einstein entre 1933 y 1955- y luego se dedicó a formar su propia empresa para comercializar un software técnico llamado Mathematica, que lo hizo multimillonario.

Mathematica ha sido la herramienta principal que utilizó en sus experimentos con autómatas celulares: programas simples que, siguiendo reiteradamente unas pocas reglas básicas, generan patrones complejos. Imagínese una grilla que tiene que ser rellenada según la siguiente regla: en la primera fila se rellena una casilla en negro; en cada fila sucesiva, una celda se rellena sólo si uno de sus vecinos en la fila anterior está rellena. Esta instrucción genera un dibujo parecido a una pirámide. Reglas de la misma naturaleza, un poco más complejas, pero simples al fin, pueden generar dibujos que se asemejan a las formas de copos de nieve, a los dibujos en caracoles y hojas, y hasta a la forma de galaxias. Son programas de este tipo los que Wolfram utiliza en lugar de las matemáticas clásicas para atacar las preguntas fundamentales de las ciencias tradicionales.

-Afirma que su libro va a introducir un cambio de paradigma en la ciencia de la magnitud del cambio que inició Darwin...
-Si hay una analogía probablemente es ésta: Darwin hizo un viaje alrededor del mundo y vio una cantidad de fenómenos biológicos que lo llevaron a un nuevo paradigma. Yo he realizado muchos viajes abstractos en el mundo de la computación y vi todo tipo de fenómenos impresionantes que me llevaron a un nuevo paradigma que, creo, va a ser importante para la ciencia y la tecnología. De hecho, tengo mucho que decir sobre las preguntas fundacionales de biología que le interesaban a Darwin.

-¿Cuándo serán aceptados sus descubrimientos por la comunidad científica?
-Esto es inevitablemente un proceso gradual. Pero creo que hubo un muy buen comienzo. Ahora mismo, por ejemplo, se están escribiendo entre uno o dos artículos científicos por día sobre NKS. Estoy seguro de que dentro de una década va a haber mucha gente que ha construido su carrera sobre la base de NKS, y que habrá muchas organizaciones basadas en ella. Dentro de cincuenta años estimo que se producirá más tecnología basada en NKS que basada en la ciencia tradicional. Llegado ese momento, NKS se considerará simplemente como otra rama de la ciencia, como la física o la química. La mayoría de sus conceptos centrales serán comunes y corrientes y algunos se enseñarán en los colegios a la par de la matemática. Probablemente nadie se acordará que la aceptación de NKS demoró unos años.

-¿Cómo ve el futuro de la raza humana?
-Va a haber más y más mezcla entre computadoras y humanos. Muchas de nuestras actividades -aun las cognitivas- serán exitosamente "tercerizadas" a computadoras. Y entonces surgirán preguntas del tipo: ¿Qué distingue esencialmente a las computadoras de los seres humanos? El Principio de Equivalencia Computacional dice que no habrá nada fundamentalmente distinto entre ambos. Significa entonces que la diferencia tiene que venir de la historia. Será esa hilacha de la historia la que distinguirá a los seres humanos.

-¿De los múltiples campos de investigación científica cuáles cambiarán radicalmente por sus descubrimientos?
-Dos cosas ya están sucediendo. Primero hay un NKS básico emergiendo: un nuevo tipo de ciencia pura. Es como una especie de física o química o matemática pero concentrada en sistemas en el mundo computacional. Segundo: ideas y resultados del puro NKS se están aplicando en muchas otras áreas que ni siquiera son ciencias, como la música y la arquitectura. Dentro de la ciencia clásica veo muchas posibilidades. Dentro de la biología, por ejemplo, se intenta explicar la manipulación de células usando NKS; algo parecido al modo en el cual las ideas sobre la información digital contribuyeron, hace 50 años, a desentrañar el mecanismo del ADN.

-Que su libro esté disponible online es muy importante en países donde los presupuestos son muy ajustados. ¿Cuán importante será Internet para difundir NKS a la comunidad global?
-Siempre quise poner el libro en la red, aunque representar sus contenidos visuales es un desafío. Lo que es fenomenal de NKS es que una vez que se entiende lo único que necesitas para seguir investigando es una computadora; eso lo convierte en una empresa muy global. Estamos trabajando en una nueva forma de interactuar intelectualmente a través de Internet, planificando experimentos computacionales en vivo y por teleconferencia. Es un campo joven con tremendas oportunidades para una amplia gama de personas.

Por supuesto NKS y su autor han resultado muy controversiales y no es raro encontrar críticas a este trabajo. Por ejemplo este artículo titulado Lo bueno, lo malo y lo feo en PDF aparecido en el boletín de la Asoc. Matemática Venezolana. Un artículo de Ciberpunk que intenta explicar algo de su teoría y otro aparecido en Barrapunto con algunos enlaces interesantes. Para los que deseen leer el artículo original sobre Wolfram, aquí tal como apareció en el diario argentino Clarín.


1 comentario:

Rain dijo...

Un hallazgo saber sobre este visionario. Agradezco el post.