Un post como hace tiempo no hacía. Resulta que leyendo lo que cae por el Twitter, llegué hace un rato a este post de Jeff Jarvis: A Bill of Rights in Cyberspace, y me parece que viene a pelo luego del post de ayer, así que como ando medio desocupado pues ahí les va en versión castellana perpretada por este servidor. Pero antes les diré que Jarvis las plantea como una serie de enmiendas a la Declaración de Independencia del Ciberespacio de John Perry Barlow en 1996, pero sin las formalidades del caso, nada de gobiernos, tan sólo libertades.
I. Tenemos el derecho a conectar.

Es un preámbulo y condición previa a la Primera Enmienda Americana: antes que podamos hablar, debemos ser capaces de conectar. Hillary Clinton define la libertad de conectar como "la idea de que los gobiernos no deben impedir que las personas se conecten a Internet, a sitios web, o entre sí." Este es el principio que informa también el debate de neutralidad de la red.

II. Tenemos el derecho a hablar.

Nadie puede recortar nuestra libertad de expresión. Reconocemos las limitaciones [ing] a la libertad de expresión, pero deben definirse tan estrictamente como sea posible, no sea que nos encontramos operando bajo un mínimo común denominador de ofensa. La libertad es nuestro defecto. (En el sentido informático del término. NdT.)

III. Tenemos el derecho de hablar en nuestros idiomas.

El dominio del idioma inglés en Internet se ha desvanecido mientras más idiomas y alfabetos se han unido a la red, lo cual se celebra. Pero Ethan Zuckerman también advierte [ing] que en nuestro Internet políglota, queremos construir puentes entre los idiomas. Queremos hablar en nuestras propias lenguas, pero también hablar con las de los demás. 

IV. Tenemos el derecho a reunirnos.

En la Declaración Americana de Derechos, el derecho de reunión está listado por separado del derecho a hablar. Internet nos permite organizarnos sin organizaciones [ing] y colaborar, y eso ahora amenaza a los regímenes represivos tanto como el hablar.

V. Tenemos el derecho a actuar.

Estos primeros artículos son un hilo conductor: Nos conectamos para hablar y hablamos para reunirnos y nos reunimos para actuar y así es como podemos y vamos a cambiar el mundo, no sólo poniendo quejas, sino creando los medios para solucionarlas. Eso es lo que amenaza a las instituciones que nos detendrían.

VI. Tenemos el derecho a controlar nuestros datos.

Usted debe tener acceso a los datos acerca de usted. Y lo que es tuyo es tuyo. Queremos que Internet opere bajo un principio de portabilidad, para que su información y creaciones no puedan ser prisioneras de un servicio o gobierno y así usted mantiene el control. Pero tenga en cuenta que cuando se le da el control a uno, se toma de otro, en los detalles se esconden demonios. Este principio de lo que habla es de derechos de autor y de sus leyes, lo que establece las definiciones y pone límites de control o de creación. Este principio también plantea interrogantes acerca de si la sabiduría de la gente pertenece a la gente [ing].

VII. Tenemos el derecho a nuestra propia identidad.

Esto no es tan simple como un nombre. Nuestra identidad en línea esta hecha de nuestros nombres, direcciones, conversaciones, creaciones, acciones, conexiones. Note también que en los regímenes represivos, mantener el anonimato - ocultar la identidad de uno - es una necesidad; por tanto el anonimato, con todos sus defectos, y equipaje y trolls, también debe ser protegido en línea para proteger al disidente y al denunciante. Tenga en cuenta, finalmente, que estos dos artículos - el control de nuestros datos y nuestra identidad - conforman el derecho a la intimidad, que es realmente una cuestión de control.

VIII. Lo que es público es un bien público.

Internet es público, de hecho, es un lugar público [ing] (antes que un medio). En la carrera para proteger la privacidad, hemos de evitar los peligros de restringir la definición de público. Lo que es público es propiedad del público. Hacer lo público privado o secreto sirve al corrupto y al tirano.

IX. Internet debe ser construido y operado abiertamente.

Internet debe seguir siendo construida y operada con estándares abiertos. No debe ser tomado o controlada por ninguna empresa o gobierno. No debe ser gravada con impuestos. Es la apertura de Internet lo que le da su libertad. Es la libertad lo que define Internet.
En los comentarios al post se añade el Derecho a enlazar [ing] y otros puntos de vista interesantes, así como críticas a Facebook por oponerse a todos los puntos mencionados, hasta se le llama el nuevo opio del pueblo. También en el post se encuentra un enlace a un artículo de Bruce Sterling sobre el estado de la libertad de información. Por mi parte poco que añadir ahorita, salvo que me gusta la simplicidad y claridad de lo declarado, obviamente no fue hecho por un equipo de "mentes iluminadas" que hubieran complicado inútilmente todo. Ah y quedan los comentarios para charlar sobre lo planteado por Jarvis.
La imagen de este post fue obtenida de la web TargetCrime.

11 comentarios:

DENNISDAVID dijo...

Muy oportuno el tema. Creo que se debe poner en primer plano la discusión de los derechos que deben ser respetados en todo ámbito de actividad humana.
En internet se vulneran muchos de ellos; los sitios se apropian de tus datos y hacen lo que quieren con llos.
Por eso creo que es necesario la discusión y el debate sobre el tema.

saludos

Milton dijo...

Los derechos deben ser respetados tambien en Internet, pero no olvidar que somos nosotros mismos quienes sin leer los términos de uso de las paginas proporcionamos el control total de nuestros datos...

Saludos desde Chimbote

M@k, el Buscaimposibles dijo...

Parece una declaración bastante completa, aunque en el mundo moderno en que nos movemos no estaría de más apuntar que nuestra identidad e información personales deberían ser independientes también de las corporaciones, así como hacer un énfasis en que las infraestructuras sobre las que se basa nuestra actividad cumplan estándares.Yendo más allá, una extensión de la propiedad que hiciera a la red una propiedad de todos -en la línea de lo de lugar público, pero que se extendiese a las infraestructuras públicas- me gustarí aún más, pues me temo que la neutralidad de la red lo pasará mal incluso aunque se estableciera y asumiera por todos que la red no es de nadie en particular.

Aysa dijo...

De acuerdo con Jeff Javis. Pero quisiera expresar aquí dos inquietudes. 1. Una persona prácticamente se descubre en sus ideas e ideología en internet (alguien podría decirme: cuídate). Esos datos que libremente exponemos y defendemos en la web pueden ser usados en los centros laborales para despedirte o para ponerte trabas para acceder a un trabajo? Asimismo, pueden acusarte de "amarrar el macho" pues estar en internet en las horas del trabajo "resta" tiempo de trabajo efectivo, porque, es verdad, internet te lleva de un lado a otro y de allí a 15 minutos como mínimo.
Y 2. La mayoría de gente, incluida yo, no se toma el trabajo de leer los términos de uso de las páginas y simplemente aceptan, como cuando nos dan los contratos en las entidades bancarias y simplemente firmamos. Por ejemplo, me dijo un amigo (yo no lo leí) que cuando se cuelga fotos en facebook, ya no nos pertenecen y que pueden usarlas. Entonces es hora de que la gente se empiece a educar en estos términos para que no se vea sorprendida cuando se sienta abordada y desbordada en internet.

Mr. R. dijo...

Nuestro punto de vista aquí: http://miltonramirez.org/2010/03/28/internet-derechos-constitucionales-y-reputacion/

M. Isabel dijo...

Ay, Aysa me quitó las palabras de la boca x(

De acuerdo con Aysa!!!!

Juan Arellano dijo...

Dennis: Facebook a la cabeza de ese tipo de sitios que mencionas. Pero, legalmente, nosotros le estamos dando esos derechos. Peor son los que clavan un cookie en la compu y desde ahí te monitorean.

Milton: Eso mismo, somos usuarios pasivos e indolentes.

M@k: La infraestructura. El men de Telefónica estaba hablando de eso, no? La data de las instituciones públicos propiedad de todos.. suena casi a utopía.

Juan Arellano dijo...

Aysa: 1. Bueno, tuitear/bloguear desde el trabajo puede ser una conchudez, salvo que tenga q ver con el propio trabajo, o sea parte de él. A mi me amonestaron una vez por estar en internet en el trabajo, y creo que tuvieron razón, así que ahora trabajo en internet :).
2. Lo q t dijo tu amigo es cierto. Los que quieren mantener su privacidad deben tener cuidado. mucho cuidado en internet.

Mr. R.: Copio lo que comenté en tu post: "Hasta donde veo, lo de internet libre no se contradice con que las empresas puedan obtener beneficios de él, creo que va más por el lado de no permitir prácticas monopólicas, como en cualquier rubro del mercado, vamos. Lo del anonimato sí es más complicado, yo siempre me he opuesto al anónimo, pero no contemplaba realidades como las de China o Irán."

Isabel: Pero igual seguimos subiendo nuestras fotos a cuanto sitio haya :)

Gracias a todos por sus comentarios.

Aysa dijo...

Como en toda sociedad, en la sociedad virtual creada por internet los internautas tienen derechos y obligaciones. Vale. La carta de apc sí la siento un tanto utópica sobre todo en el punto 1.7. Y en cuanto a la libertad de opinión, !bacán! uno puede decir lo que le venga en gana, defender lo indefendible o decirle infiernos a medio mundo, pero aténgase a las consecuencias en la vida real.

catirestrepo dijo...

Bueno, habría que empezar por decir que las herramientas, medios y espacios son lo que hagamos de ello. Somos nosotros, quienes les asignamos significaciones que llevan a que ese uso que de ellas hagamos represente una transformación o no.


En cuanto al punto 3: Se refiere a una de las razones por las que me encanta Global Voices. Si que sí!!! :) Definitivamente, crear conversación es muuuy importante.

Saludos,

Cati.

Pd. Razón tienes en la relación existente con lo ya antes escrito por John Perry Barlow. (Me llevaste a recordar que escuché de su obra hace algún tiempo)

catirestrepo dijo...

Por cierto, de acuerdo con DennisDavid respecto a lo pertinente del tema. Coomo siempre manejando interesante temas en tu blog :)