El caso del miembro de la FAP apresado por realizar labor de espionaje para Chile no sólo ha provocado titulares y la mar de opiniones en el Perú. En Chile también se está escribiendo sobre el tema, aunque, obviamente, desde una perspectiva distinta. La mayor parte de publicaciones que he encontrado avalan la posición oficial asumida por su gobierno, es decir negar el incidente y culpar al Perú de una campaña de ataques e insidia contra Chile.

Como por un lado los lectores de este blog son globalizados, y por el otro tengo una posición clara y definidamente "parcializada" al respecto, me limitaré a compartir algunos extractos de los blogs que he leído sin mayor comentario al respecto.

En el blog Chile-Hoy leemos el post Alan García: Chile nos espía porque es una republiqueta que teme a nuestro crecimiento:
¿Qué ocurrirá luego de todos los insultos de Alan García? El gobierno chileno continuará buscando como ayudar a Perú a integrarse al comercio mundial (ya invitaron a Perú al APEC, luego lo estaban invitando al tratado P4 de Chile con Nueva Zelandia, Brunei y Singapur). También se continuará apoyando a los peruanos para establecerse en la Antártida, de manera que tengan nuevas maneras de crearnos problemas y conflictos. El gobierno chileno insistirá en dar perdonazos migratorios a los ilegales y mantedrá las fronteras abiertas de par en par a los inmigrantes peruanos. Los chilenos continuarán siendo el principal grupo de turistas que visita Perú, al tiempo que continuaremos siendo el principal comprador de pisco peruano. Nuestros empresarios continuarán invirtiendo en Perú miles de millones de dólares, para impulsar su crecimiento... y sirviendo para el chantaje peruano (Chile no puede responder con firmeza los insultos peruanos, porque pone en riesgo sus inversiones)... regalándole a los peruanos la cuerda con la que luego buscarán asfixiarnos, etc.
En los blogs del diario la Tercera encontramos un par de opiniones, distintas ambas en el tono. La primera está en un reciente post de Cristian Leyton Salas:
existe una campaña de desprestigio hacia Chile, asociándolo a un comportamiento hostil y de naturaleza belicista, ad portas la entrega de la contra demanda en marzo ante La Haya. ...

La actitud peruana indica una nueva postura, que al parecer intenta explotar una ventana de oportunidad institucional chilena que no es otra cosa que la fase de debilitamiento político natural del sistema político chileno ad portas la elección presidencial. Se podría estar buscando probar la capacidad de respuesta política chilena en el ámbito regional, vecinal y bilateral.

Se hace imperativo construir una capacidad disuasiva política creíble. Transformar el potencial económico, político, social cultural y estratégico en capacidades de influencia, al menos defensiva, tal y como lo señaló en su momento Raymond Aron. Particularmente necesaria es el generar una disuasión política específica hacia el vecino nortino. La razón es simple: una señal de debilidad política puede transformase en otra de debilidad político-estratégica, erosionando, con ello, la credibilidad de la amenaza disuasiva chilena.
La segunda opinión es la que desgrana Jorge Schaulsohn en este también reciente post:
Perú detiene a uno de sus militares y lo acusa de espiar para Chile. Chile lo niega rotundamente. El espía, dicen en Perú, esta confeso. Lo más probable es que sea cierto. Perú (que obviamente también nos está espiando) se hace el ofendido y se aprovecha para armar escándalo en pos de su causa en la Haya; pero eso está dentro de las reglas del juego.

Los espías han existido desde siempre. Todas las naciones los utilizan en tiempos de guerra y en tiempos de paz para obtener información secreta que consideran vital para la defensa de sus intereses estratégicos. El mejor espía es un ciudadano del país espiado y con acceso a información clasificada. ...

El espía no existe, hasta que lo pillan y en ese momento está frito, porque nadie lo protegerá ya que la nación que es sorprendida espiando lo negará cual Judas hasta el fin de los tiempos.
En El Blog de Sergio Campos encontramos el siguiente post: Un presidente “chicha” que avergüenza a sus antepasados:
Despertar los viejos fantasmas de la guerra es el camino elegido por un García que no se diferencia en nada con el García de 1985, ungido a la primera magistratura por el pueblo que le creyó y que terminó desilusionado, inmerso en la desesperanza.

Lo que viene es difícil de predecir, pero la intención de Alan García es seguir abusando de la grandilocuencia sensacionalista de la que hecho uso y abuso hasta ahora y basta ver los diarios peruanos que agreden a Chile y su Presidenta con total impunidad.

García ha perdido la compostura que exige la dignidad de un mandatario, que debería honrar la historia de su pueblo y no seguir denigrando la convivencia entre países hermanos, que juntos, deberían buscar el bienestar de sus ciudadanos en vez de montar espectáculos mediáticos y confundirse con la prensa “chicha”, exacerbando nacionalismos chovinistas trasnochados.
Por su parte el blog Intelligence, Defense and Security dice:
En su acostumbrada linea tropical, vulgar y que le ha valido a su país permanecer aislado diplomaticamente por sus guerras verbales contra los países con quienes comparte fronteras, Ecuador, Chile, Bolivia, Colombia y Brasil. El presidente de Perú Alan García nuevamente demostró por que el 66% de los peruanos desaprueban su gestión. Al calificar de "Actos Repulsivos" a la supuesta operación de Inteligencia realizada por miembros de la Inteligencia de la Fuerza Aerea peruana, en teoría, a favor de Chile.
Aparte en el blog Conflicto Chile - Perú pueden encontrar una recopilación de notas de la prensa chilena sobre el tema.

La imagen de este post ha sido extraida del blog Pospost.

6 comentarios:

Maskus dijo...

A pesar de tener una postura parcializada al igual que tú, obviamente tirando a favor de nuestro país, nunca me he creído del todo ese cuento de "los chilenos nos odian desde los inicios de la humanidad, observan todo lo que hacemos para copiar y robar".

Simplemente a cada gobierno le conviene que su gente vea un enemigo común fuera para distraernos mientras hacen sus cochinadas.

Eso pude comprobarlo cuando por primera vez viajé a Ecuador, en ese tiempo a nosotros nos metían el cuento que ellos querían apoderarse de toda la selva norte del Perú porque son unos malditos, odio infinito, etc.

Cual sería mi sorpresa al cruzar la frontera y ver que a la gente de alla le habían metido en la cabeza que los peruanos querían apoderarse de medio Ecuador, y expandir territorio hasta Quito, porque son unos malditos, odio infinito, etc.

Eso fue una gran lección para abrir los ojos y darme cuenta como nos manipulan a ambos pueblos.

Con eso no digo que los chilenos sean santitos, pero acaso nosotros lo somos? preguntale eso a los argentinos o chilenos que ven como sus calles se llenan de rateros y asaltantes venidos de Perú, eso realmente da vergüenza ajena.

Mi teoría es que chilenos y peruanos son caras de la misma moneda, simplemente ellos tienen algo más de dinero y han tenido más educación formal. Pero son igual de "vivos", piratas, conservadores, doble moral que muchos de nosotros.

Entonces por que escandalizarnos cuando vemos nuestro reflejo en el espejo?

Dinorider d'Andoandor dijo...

aunque Alan soltó eso de la "republiqueta" de un modo inderectamente "sutil" cayó redondo y mira como ellos mismos pisaron el palo.

es cierto que Alan es más fuente de sandeces que otra cosa pero es innegable que es un viejo zorro en muchas cosas.

carlos dijo...

Esta en opcion de opinion que hay que analizarla:
http://www.piensachile.com/content/view/6331/2/

Juan Arellano dijo...

Maskus: Yo no he tenido problema cuando he estado allá, me han atendido dentro de lo normal. Pero hay algo así casi indefinible q me hace estar saltón con ellos, no lo puedo evitar, y, tampoco se puede negar que, no en todos, hay cierta soberbia en la forma como miran al resto, a los q no son ellos.

Dino: Sí, ha dolido, si o me equivoco eso pusieron en la hackeada a peru.gob.pe "No somos republiqueta".

Saludos amigos!

Juan Arellano dijo...

Carlos: Gracias por el dato.

Miguel Urrea Benavides dijo...

Obviamente no gusta que se ponga en duda las intituciones democraticas de Chile, llamandolas en su conjunto como republiqueta, ya que existe una tradición legalista del pueblo chileno y un respeto a las instituciones.

En Chile las instituciones funcionan, como repetía constantemente Ricardo Lagos, y esa idea esta inculcada en el ADN de Chile.

Incluso el regimen de Pinochet busco legitimizarse a través de las leyes y las instituciones. Posteriormente la transición democratica se basó en transformar las instituciones en más democraticas (Constitución, Congreso, etc.), proceso que es considerado exitoso y comparado con la transición Española.

Aludir a las instituciones de la República, no es atacar a un gobierno o un grupo de personas del Estado, sino que es un ataque a todos los chilenos (es una cuestión sociológica de siglos), por lo mismo el enojo y la indignación con Alan Garcia (no con los peruano o con el puebl peruano, en su conjunto) de la población chilena.

Saludos desde Chile