jueves, abril 16, 2009

Trabajo infantil

Pilpintuwasi, 189

Hace un rato publiqué en Global Voices en castellano este mini post: Bangladesh: Foto Ensayo sobre trabajo infantil. Contiene un enlace a una serie de fotos tomadas por el fotógrafo bangladesí G.M.B. Akash sobre el trabajo infantil en su país. Las fotos son por demás elocuentes y recomiendo encarecidamente su visión. Además de constituir un documento de denuncia contra esta forma de explotación, tienen una lograda estética en sí mismas. En el post original además, Akash incluye un texto que me tomo la libertad de (mal) traducir:
Para abolir el trabajo infantil hay que hacerlo visible.

Durante los últimos cuatro años he estado investigando en el trabajo infantil en Bangladesh.

El trabajo infantil ha sido prohibido en Bangladesh desde 1992. En Diciembre del 2005 visité una fábrica textil en Narayanganj, que es el centro de la industria textil en Bangladesh. Tomé una foto del dueño pegándole a un niño de 12 años por ser muy lento cosiendo polos.

De acuerdo al reporte del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, mas de 6.3 millones de niños de menos de 14 años trabajan en Bangladesh. Muchos de ellos trabajan en muy pobres condiciones; algunos de ellos incluso arriesgan sus vidas. Los dueños de las fábricas les pagan de 400 a 700 taka (10 USD) por mes, mientras que un trabajador adulto gana hasta 5,000 taka por mes.

Esto es ampliamente conocido, pero por mucho tiempo a nadie parece importarle. Con mi trabajo quiero que la gente enfrente el problema del trabajo infantil y motivar a la gente a empezar a pensar en eso — que es en Bangladesh donde trabajan los niños y es en los paises ricos de occidente donde se venden los productos producidos por los niños.

Mi intención es no sólo mostrar a los niños trabajando como víctimas de malos jefes que los explotan, sino mostrar la complejidad de la situación: Los padres que envían a su pequeño a trabajar en una fábrica porque son pobres; el niño que tiene que trabajar para ganar un sustento para la familia; el jefe de la fábrica que es empujado por las gandes compañías textiles a producir por menos dinero; y los consumidores occidentales como clientes que compran ropas baratas.

Creo que es imposible abolir completamente el trabajo infantil en Bangladesh en poco tiempo, pero estoy seguro que es posible mejorar las condiciones de trabajo para los niños y llevarlos de las fábricas a las escuelas.
Pero no es necesario irse tan lejos para encontrar estos problemas, las últimas cifras oficiales (del 2001) consideraban 1.8 millones de niños trabajando en el Perú, y actualmente se estima q la cifra debe superar los 2.5 millones de niños, según un informe de RPP. Las causas y consecuencias de esto son muchas, y dada la crisis económica no creo que haya mejoras en la situación. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia apoya a los niños sin embargo no es suficiente. Basta con recordar desde los casos de los niños esclavizados en las zonas mineras o las niñas que son víctimas de explotación sexual a los niños mendigos o los niños burrier para saber que hay mucho por hacer en este campo.

La foto que acompaña a este post es mía, y la verdad no se si es un niño trabajando o simplemente jugando, pero se le ve tan diminuto entre la cantidad de madera a la orilla del río que a primera vista me pareció que tenía problemas para salir de ahí. Esa madera son desechos de un aserradero o triplayera, y hay gente que recicla esos desechos. Es probable que el niño se dedique a esa labor aunque quizás en ese momento no lo esté haciendo. Tomé la foto en diciembre del 2007 en el río Nanay, Iquitos.

3 comentarios:

burbujasreloaded dijo...

Es una realidad tan compleja que no se sabe por dónde abordarla. Por donde la mires, por donde empieces, nunca vas a poder abarcar todo...

Ricardo Fuentes Vélez dijo...

Ciertamente: ¡el "dedo en la llaga"!, y estoy de acuerdo con lo dicho; que por lo demás, no descubre la totalidad de este drama. Es una pena que las soluciones que se pretendan sean tan cortas de vista que sólo tengan enfoques legales. La ley es superestructura y... si no cambiamos la estructura, no se resuelve nada; por ello nos denominaron "repúblicas aéreas": erigimos soluciones en el aire, desprendidas de la realidad. Atrevámonos a las verdaderas soluciones: El mundo clama ser puesto "patas arriba".
Otro drama tan lacerante o más que éste: los niños (hijos de los reos)en las cárceles de Bolivia.

Juan Arellano dijo...

Burbujas: Complicado, no? pero la inacción tampoco es recomendable, me parece.

Ricardo: No es tanto cosa de leyes, me parece, sino de trabajar dentro del sistema, no hacer las soluciones aéreas q comentas. Saludos