No abandono el tema de Bagua, quizás postee sobre el tema más tarde, pero hoy 12 es el día contra el trabajo infantil y quería publicar esto que lo tengo listo de hace un par de dias.

El trabajo infantil es una triste y cotidiana realidad en nuestros paises latinoamericanos, y lo peor es que a veces estamos tan acostumbrados a ello que lo vemos y no nos damos cuenta. ¿Quién no ha tomado en nuestras ciudades los servicios de un pequeño lustrabotas o de algún diminuto cuidador de carros? Pero esto debe cambiar, de hecho hay mucha gente involucrada en este cambio. Mediante este post el equipo latinoamericano de GV tratará de mostrarle algo de lo que acontece en esta parte del mundo al respecto, tanto lo malo, los casos de explotación en sí, como lo bueno, los esfuerzos de personas e instituciones para erradicarlos.

Desde Guatemala, Renata Ávila nos hace llegar el post Trabajo Infantil en Guatemala aparecido en el blog Haciendo Camino de Marcial Guillermo Pérez Herrera, donde se reproducen las percepciones del sector empresarial vertidas en un informe sobre el trabajo infantil en el gremio cafetalero, un área de producción que consume cantidades ingentes de esta ilegal mano de obra:
El objetivo del diagnóstico es establecer un referente de conocimientos, información, causas y efectos del trabajo infantil en el sector caficultor de Guatemala, así como ofrecer insumos que orienten las estrategias de sensibilización, capacitación y divulgación sobre la problemática.
Entre otros temas, el diagnóstico aborda el enfoque del sector con respecto al trabajo infantil, sus causas, el papel de la familia, la certificación y legalidad, el relevo generacional y la mano de obra, y la educación y el trabajo.
En Ecuador la situación no es muy diferente pues sólo deberíamos cambiar café por plátanos, según Milton Ramírez, quien colabora con interesantes enlaces como éste de experiencias del trabajo con niños de la calle (trabajadores) en el CISOL (Centro de Iniciativas Sociales Latinoamericanas), las estadísticas del Instituto Nacional Ecuatoriano de Censos INEC, un panorama sobre la inclusión laboral de niños en el agro ecuatoriano y una nota acerca de la explotación en las bananeras de uno de los candidatos a la presidencia en Ecuador. Al respecto reproducimos parte de un artículo de Decio Machado aparecido en el blog Vamos a Cambiar el Mundo:
En abril de 2002 Human Rights Watch emitió un reporte en el que denunciaba que “encontró que niños ecuatorianos, tan jóvenes como de ocho años, trabajando en plantaciones de banano en condiciones precarias”. Chiquita, Del Monte, Dole, La Favorita y Bonita fueron acusadas de ser provistas por plantaciones que empleaban niños como trabajadores.

Noboa, en un acto de sinvergonzonería sin igual, aseguró que no puede ser acusado de propiciar el trabajo infantil en sus haciendas bananeras, dado que el trabajo de menores en el área agrícola en general formaba parte desde hace muchos años de la cultura de la gente del campo en Ecuador. Según Noboa, los padres obligaban a trabajar a sus menores con el fin de evitar que el ocio los conduzca por el camino de la delincuencia.
Celeste Calvet de Argentina nos señala un extenso artículo aparecido en el popular sitio argentino Taringa, con una descripción global del trabajo infantil con datos en detalle de lo que ocurre en Argentina. El sitio ofrece una larga lista de empresas que utilizan niños en su produccion. Quizás la mas interesante sea la denuncia sobre Telefónica Argentina, la compañía telefonica mas grande del país de capital español, como una de las empresas responsables por el trabajo infantil. Incluye la fotografía de un niño repartiendo guias telefónicas en el centro de la ciudad de Buenos Aires. (Ver: Telefónica emplea niños en el reparto de sus guias). También se puede ver el video (cámara oculta) de la Cooperativa La Alameda en la provincia de Mendoza y un texto alusivo. Acá otro video de denuncia. Adicionalmente, una aproximación interesante al tema, la de la Fundación SES. Reproducimos partes de este post de su blog :
El Trabajo infantil es un problema que crece. En la Argentina trabaja alrededor de medio millón de chicos y chicas menores de 14 años, según datos de UNICEF – Argentina. Fundación SES en convenio con el Ministerio de Educación, ha iniciado durante el mes de Mayo la sistematización de dos experiencias educativas de erradicación del trabajo infantil en las Provincias de Córdoba y Tucumán.

En Córdoba visitamos la Escuela Primaria Polo Godoy Rojo. ... Es una escuela atravesada por diferentes problemáticas, pero una de ellas ... son los niños y niñas que trabajan como cortadores de ladrillos o los que dejan de asistir en tiempos de la cosecha de la papa o de la vendimia, entre otras. En Tucumán visitamos la experiencia “A través de un Trabajo Interministerial, construimos un futuro distinto para los chicos de Santa Ana” que tiene como propósito favorecer el desarrollo de estrategias de inclusión, reinserción y o permanencia de los niños y las niñas que se encuentran en situación o en riesgo de trabajo en el Sistema Educativo Formal.
Desde Venezuela tanto Laura Vidal como Luis Carlos Díaz han colaborado con diversos aportes. Nos presentan por ejemplo, a los Muchachos de la Calle, una organización sin fines de lucro "que se ha propuesto formar ciudadanos, a partir de la enseñanza de técnicas artesanales, para disminuir el número de niños, niñas y adolescentes que viven y/o trabajan en la calle". Este otro blog pertenece igualmente a la misma organización. Tambien nos presentan al Observatorio de infancia y juventud cuya misión "es construir un órgano de investigación social para la obtención de datos que permita la formulación y seguimiento de políticas públicas; así como la denuncia y acompañamiento ante la amenaza y vulneración de los Derechos Humanos de los niños, niñas y adolescentes en Venezuela." Y desde el blog Periodismo Guayanés nos señalan el post Niños trabajadores: Los últimos de la fila (I y II):
el hecho de que exista un número significativo de instituciones gubernamentales y no gubernamentales de atención a los niños, así como un ordenamiento jurídico favorable en la materia, no endosa el éxito, es necesario la implementación de los sistemas y el seguimiento de los mismos. Algunos expertos coinciden en que la anulación del trabajo infantil es viable, sólo si diseñan mayores posibilidades laborales para los adultos y sus comunidades, y que las soluciones están en brindar alternativas a las familias para que “rompan el ciclo de pobreza a través de cooperativas, y la adquisición de maquinaria agrícola, por ejemplo, no se sigan estancando los sueños de los más pequeños”. “Los costos de erradicar el trabajo infantil serían de 76 mil millones de dólares y los beneficios económicos netos para 2020 serían $330 mil millones de dólares. Es decir, habría un beneficio neto para la región si se eliminara el trabajo infantil” aseguraba en 2005, María Arteta, directiva del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC) de la Organización Internacional del Trabajo.
Issa Villarreal desde Monterrey, México, nos señala un reciente post del blog de Mario Luis Fuentes La atrocidad del trabajo infantil donde se señala acertadamente a los bajos ingresos, las carencias familiares e incluso la migración y la falta de apropiadas políticas gubernamentales como algunas de las causas que llevan a los niños a esta situación. Issa también nos lleva al blog de Sinergia a.m. donde encontramos una conmovedora crónica de un niño trabajador Entrevista con Pablo, un niño de la calle:
Más conocido como “Pablito”, este pequeño se levanta a las 6 a.m. y alista todos sus útiles. Camina muchas cuadras y en la calle de Corregidora, esquina con Universidad, deja todos sus herramientas de trabajo; cierra los ojos, ora y le pide a Dios “que me vaya bien hoy Diosito, no quiero quedarme sin un peso esta noche”. [...]

Ya se acerca la noche, y Pablito sólo recibe $20 pesos, que seguramente es muy poco para los lectores; pero él dice que “me sirve para comprar una coca y unos tacos o unas papas de paquete en la tiendita de camino a casa; lo que me sobre se lo doy a mi mamá que trabaja aquí cerca en otra esquina”

Así puede ser la situación de varios niños que trabajan en diferentes calles de las ciudades mexicanas; unos pueden sufrir más que Pablito, otros menos que él. Lo que yo pueda decir sólo es un pedazo de lo que viven los que jamás son escuchados, los que gracias a un poca cantidad de pesos son auxiliados para sobrevivir; pero muchos no nos damos cuenta de su sufrimiento, de la realidad que viven aquellos seres, una realidad que parece ser distante a la nuestra, sin embargo, habrá que darse cuenta de que hasta que no nos preocupemos por escuchar a los demás; y por romper esa indiferencia hacia los otros; la situación de nuestro México no mejorará jamás.
Eduardo Avila desde Bolivia nos trae vía el blog de Un Boliviano en la Argentina el post cuestion cultural? que efectivamente discute un problema inherente a nuestra cultura e idiosincracia:
un tiempo atras en una conversacion con unos compañeros, discutimos por un tema puntual dentro de la colectividad, q es la del trabajo infantil. En medio de la charla una de las participantes dijo algo q me llamo muchisimo la atención....dijo:
..."tenés q ver el lado cultural de la cuestión, alla en Bolvia también trabajan en las cosechas, las chacras, y los padres de esa forma les enseñan. Para ellos esa la unica forma de aprender todo lo q se refiere a la siembra y cosecha. En los talleres pasa algo similar, los chicos aprender un oficio y ayudan a sus padres"...
Ese comentario me dejó mucho mas preocupado, ya q no solamente es un discurso q "naturalisa" esa forma de trabajo y explotacion sino q tambien ese mismo tema fué argumentado en el fallo de un juez argentino Oyarvide dijo q la forma de explotacion en la q los bolivianos trabajamos aqui se puede explicar como una especie de "Ayllu".
Y desde Perú, un servidor se pone ocioso y simplemente les remite a un post anterior de su propia autoría (que en realidad contiene la génesis de todo esto) Trabajo infantil:
las últimas cifras oficiales (del 2001) consideraban 1.8 millones de niños trabajando en el Perú, y actualmente se estima que la cifra debe superar los 2.5 millones de niños, según un informe de RPP. Las causas y consecuencias de esto son muchas, y dada la crisis económica no creo que haya mejoras en la situación. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia apoya a los niños sin embargo no es suficiente. Basta con recordar desde los casos de los niños esclavizados en las zonas mineras o las niñas que son víctimas de explotación sexual a los niños mendigos o los niños burrier para saber que hay mucho por hacer en este campo.
Finalmente, de entre varios artículos encontrados en la red, les sugiero leer este que aunque es del 2006 da un buen panorama sobre la situación latinoameriana. Este otro tiene algunas reflexiones interesantes también. Y este otro hace referencia al Reporte WOLA.

El Día Mundial Contra el Trabajo Infantil se conmemora este viernes 12 de junio, mientras algunas organizaciones internacionales como el IPEC (Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil) de la OIT y la Internacional de la Educación alientan actividades y demás alusivos al problema (Ver acá y acá), nosotros bloggers de a pie ¿Qué podemos hacer para aportar nuestro grano de arena a solucionar esto? Quedamos abiertos a sugerencias en los comentarios de este post.


La primera imagen es del usuario flickr kI-Ga y usada bajo una licencia genérica de CC. La segunda imagen es del usuario flickr LuisCarlos Díaz y usada con autorización del autor. La tercera imagen es del usuario flickr oso y usada bajo una licencia de atribución de CC.

Este es un post escrito para Global Voices Online, donde se está publicando en dos partes. La primera apareció ayer y la segunda lo hará en el transcurso de las próximas horas.

3 comentarios:

Diana dijo...

Hoy salió un comercial de la Fundación Telefónica que trata sobre ese tema, lo vi y me pareció muy bien hecho, lo recomiendo.
Pueden ver el comercial en el canal de Youtube http://www.youtube.com/MovistarColombia o en el link http://www.youtube.com/watch?v=RTXr4BHomkY&feature=channel_page

Neiser dijo...

Me parece que no debieran confundir los términos "trabajo infantil" con "explotación infantil" que son diferentes.

El primero nos remite a la actividad propiamente que realiza un niño que le permite reproducir su mundo.

La explotación infantil está más enfatizado a las formas de cómo adultos explotan a niños y ello genera detrimento en su aspecto físico, sicologico y social.

Digo esto ya que fui niño trabajador, pero no fui explotado, y no presento los sintomas sicopaticos que menciona el IPEC.

Me parece interesante puedan ver esta página que nos presente "otra" forma de sentir y vivir el trabajo infantil.

www.manthoc.org

Ramiro dijo...

De acuerdo con Neiser, y de acuerdo también con que la explotación infantil debe frenarse. Encontré un site que comparto con ustedes sobre la minería ilegal y la explotaciones que bajo ella se lleva a cabo en diversas zonas del país.
http://www.facebook.com/pages/NO-MAS-MINERIA-ILEGAL/153491468496?v=app_7146470109&ref=ts