viernes, noviembre 09, 2007

Los blogs de El Comercio

No es mi intención ponerme a analizar detalladamente los blogs de El Comercio, el conocido diario limeño, ni poner en entredicho su calidad de tales. Luego del último Festival de blogs (Ver participantes) realizado por BlogsPerú, quedó claro que si bien hay cierto porcentaje de bloggers que no ven con muy buenos ojos a los blogs del mencionado diario, principalmente por que de alguna forma se ven amenazados por su presencia y obvia difusión masiva, la mayoría están de acuerdo en que sería tonto negarles su derecho a ser llamados blogs. Es cierto también que eso de ser blogger a sueldo es visto con cierta envidia quizás y que por otro lado es probable que estos bloggers asalariados una vez que concluyan su contrato no tengan intenciones de seguir por su cuenta con el asunto, pero ahí están.

Antes de entrar a materia no puedo resistirme a hacer un poco de historia y recopilar como surgió la discusión sobre los blogs de El Comercio. En el blog de Roberto Bustamante El blog del Morsa, se publicó el post la revolución del blog: blog day peru con lo siguiente:
no soporto los rollos arties de raúl cachay en ¿descontrolados? (en realidad ni un solo blog de el comercio, que en realidad son más bien columnas digitales antes que blogs en el sentido estricto de la palabra).
La cosa tuvo un rebote en cierto número de blogs y los comentarios al respecto, representaron variadas aproximaciones posibles al tema en discusión, sin embargo el único blog de El Comercio que recogió el guante y se lo chantó fue Santa Lima de Juan Manuel Robles quien dijo en Chifera Habich (I):
Ahora resulta que esto no es un blog. Yo no soy un blogger y quienes leen estas líneas no son seguidores de blogs, sino cándidos cibernautas atrapados por las fauces de ese monstruo hipnotizador chupa-lectores que es El Comercio. O sea, ustedes no me siguen: les soy impuesto por alguien más grande. Soy falso. Acabo de leer eso en una página en la que unos chicos muy exaltados celebraban el Día del blogger, mega evento ritual virtual al que, por supuesto, no fui invitado. Fue así como me enteré de algo que se sostiene hace tiempo: Santa Lima no es un blog porque, entre otras cosas, los bloggers de verdad no cobran. Bueno, mientras le buscan otro nombre a lo que están leyendo ("parablog" suena bien, creo), yo voy a hacer lo que más o menos hago siempre, o sea, mirar las cosas, escribir sobre ellas y ver cómo reacciona mi público.
Esta respuesta también generó algunos comentarios en varios blogs, pero no muchos realmente, tan sólo en aquellos que o andan en plena onda ombloguista o son fans del metablogging. Finalmente el Morsa en el post yo, blogger escribió:
ya, démosle vuelta. he escrito ya demasiado sobre los blogs, qué son y qué no son y me rindo. si los periodistas del comercio dicen que sus columnas digitales son blogs, no hay ni un problema: estamos en la época del geek is beautiful, y me imagino que renato cisneros y juan manuel robles quieren un poquito de vibra friki (que no le hace mal a nadie).
Con lo que ponía final al debate que él mismo abrió, aunque para ser sinceros me pareció que lo hacía a regañadientes y abriendo otros interesantes frentes de discusión, pero para efectos de este post dejamos ahí lo de la historia y pasamos al tema real de este post: una visita por algunos de los blogs de El Comercio, una visita que será como una fotografía del instante, no una tipo "Grandes Exitos", cosa que me hubiera gustado hacer por cierto, pero que pondría en peligro la hechura misma de este post por todo el tiempo que tendría que invertir para poder hacerlo. Y bueno, empecemos con el ya mencionado y bastante popular Santa Lima de Juan Manuel Robles, que suele dedicarse a temas gastronómicos y afines, por ejemplo su último post La Bocina familiar nos habla de... helados:
El tiempo borra ciertas cosas, en eso consiste su lógica inapelable. Nos encanta recordar con nostalgia las marcas registradas que aderezaron nuestra infancia como si fueran parte de un pasado más auténtico, acaso queriendo olvidar que la industria de helados más grande del país siempre tuvo una maquinaria marquetera abrumadora, que incluía argucias luminosas como ese comercial con la música de Bobby McFerrin que luego usaron los pañales Huggies en Estados Unidos (que bueno, Donofrio, Donofrio que bueno). En otros tiempos, que yo recuerde nada era más sabroso que un Jett o un Esquimo. Ahora me entero por la señora Lidia que la moda es el Egocéntrico, un nombre acorde con el yoísmo de los tiempos. Helado de vainilla bañado con chocolate Sublime. Todos lo piden.
Pero quizás el blog más popular de todos los de El Comercio es Busco Novia de Renato Cisneros. ¿El tema? obvio, las peripecias de un limeño para hallar la mujer de sus sueños. En su más reciente post Señoras y Señoras especula con una opción no muy común para una relación "en serio" como el mismo dice:

Las mujeres mayores nunca me han interesado para iniciar una relación seria, pero sí me han llamado la atención para soñar con un romance. Creo que desde que eres niño y hasta una cierta edad (digamos 30) te topas con mujeres adultas que te impactan, te atraen, y te hacen montar secretas expediciones por la imaginación y fantasear con escenas mudas en donde ella y tú protagonizan clandestinas refriegas pasionales. Eso me pasaba, por ejemplo, con la Miss Lucía Shwarz, mi profesora de inglés en quinto grado de Primaria: tenía no más de veintisiete años, y usaba el pelo corto a lo Jamie Lee Curtis. La recuerdo en minifalda, con sus piernas larguísimas enfundadas en azulinas medias de nylon, con sus ojos verdes, con esa boquita siempre iluminada por la suave estridencia del colorete, y la voz ronca de cantante de taberna con la que nos decía "please, students, be quiet".
Otro blog muy popular es casi inevitablemente, la contraparte femenina del anterior: Busco Novio de Alicia Bisso. Su último post Fiesta sin disfraces trata de su enamoramiento de personajes irreales y paralelamente, lo irreales que son los personajes reales.
Desde que era chica e iba al cine -muy seguido- con mis padres y mi hermano, comencé a tener un secreto jueguito imaginario; de seguro, gracias a mi debilidad por la ficción. Éste, ahora que lo pienso, era un mecanismo de evasión de la realidad muy simple y debo aclarar, totalmente inconciente y además, irresistible para mi mente. Después de ver una película, en la que había visto a algún personaje que me había gustado por algo en especial, jugaba a convertirme en él o ella. Claro, no aparecía vestida de la Princesa Leia con el bikini dorado en la sala de mi casa, esto lo hacía en la privacidad de mi habitación o de mis pensamientos. Así pude ser Jennifer Conelly en Laberinto y estar enamorada todo lo que me dio la gana de David Bowie, amor que hasta ahora recuerdo como el primero; ya más grande, fue divertido jugar a ser la caprichosa Scarlett O'hara o la traviesa Faye de Chunking Express soñando con viajar a California. Me gustó jugar a ser la princesa Elisabeta, por la que el conde Drácula de Coppola navegó "océanos de tiempo" para encontrarla;
El siguiente blog que quiero seleccionar es el de Gerardo Manuel: Disco Club. Gerardo Manuel es todo un personaje en la historia del rock peruano: músico y VJ el mismo y una autoridad en lo que a rock se refiere. De su blog selecciono no el último post, sino uno que tiene que ver con el rock nacional: Noviembre de grandes retornos.
Hace algunas semanas en un post titulado "El Telégrafo suena de nuevo" les comenté la posibilidad del retorno de uno de los grandes grupos peruanos de los 70's: Telegraph Ave. Noviembre nos depara esa satisfacción después de 32 años de su última presentación oficial. Pero también hay otra reaparición que se nos viene el 9 de noviembre en El Templario de Barranco. Como una especie de experimento genético entre el pasado y el presente, se mezclan dos generaciones para traernos de vuelta a una de las bandas pioneras del heavy metal en español de Iberoamérica: Tarkus.
El blog LaNuez de Javier Prado es un caso atípico dentro de los blogs de El Comercio, pues está conducido por alguien que ya era blogger antes de abrir este blog, es más, su anterior blog tenía el mismo nombre. Javier es un muy buen ilustrador y conocedor del tema. El post El extraño caso de los huevos cuadrados del Perú es una muestra de ello:
Recuerdo esta historia dentro de la colección empastada en azul que tenían mis primos, a la cual tenía acceso cuando los visitaba algunos fines de semana. Tenía seis años y mis intereses reales en ese momento eran ver a Batman y Superman en televisión, pero esa historia en particular se me quedó grabada precisamente por las menciones de los Incas y, por supuesto, por los Huevos Cuadrados. Mucho tiempo después, ya con el virus del cómic instalado y en plena época preuniversitaria, a inicios de los ochenta, el libro "Para leer el Pato Donald" de Ariel Dorfman y Armand Mattelart, me la volvería a recordar.
Otro blogger conocido, pero en este caso siempre muy ligado a El Comercio es Juan Carlos Luján quien desde su blog Vida y Futuro habla sobre temas tecnológicos en nuestro país. Un buen ejemplo de ello es su post OLPC: Un recorrido por Arahuay.
Ayer estuve por Arahuay, un pueblito enclavado en las alturas de Canta, a unos 2.500 metros sobre el nivel del mar, en la sierra de Lima. Llegar allí con la comitiva del Ministerio de Educación no fue nada fácil. El camino es de tierra afirmada y el viaje desde San Borja hacia esa zona toma unas cuatro horas. Arahuay es visitada desde junio de este año por funcionarios del Ministerio de Educación, técnicos, profesores, periodistas y gente interesada en conocer cómo es el asunto de las llamadas Laptops de 100 dólares. En realidad, estas cuestan un poco más (unos 189 dólares) y las 50 que se prueban allá son parte de un lote de prototipos que la Fundación One Laptop Per Child (OLPC) envió al Perú para que se evalúen en un programa piloto antes que el Gobierno tomara la decisión de comprar 40.000 de estas unidades.
Y bueno, hay más blogs claro, a todos puede accederse desde la web de El Comercio y están agrupados en la sección llamada BLOGSx36. Puede decirse, y es cierto, que hay poca interacción visible entre los bloggers y la gente que comenta en ellos, que la gran mayoría de estos bloggers son (o fueron, en algunos casos) bastante ajenos a la blogósfera local y que no participan de muchas de las convenciones de un blogger, pero a mi parecer, la herramienta y sus artilugios (vale decir el blog y todo lo que conlleva,) son interesantes, pero no lo más importante. Lo que vale es lo que se piensa y escribe (se comunica,vamos) y de eso hay muy buenas muestras acá.

3 comentarios:

Dinorider d'Andoandor dijo...

vaya! andaba perdido! sólo conocía a la vieja Nuez y no a esta neuva nuez

ya q metes a Huggies, esos son repiratazas, copiaron conchudamente el soundtrack de Tierra de GIgantes que poseé, te acuerdas? ese programa con el argentinosaurio, el tema del documental es el del pañal!!

Juan Arellano dijo...

Dino: pues ya sabes, jejeje. Saludos.

Gabriela García Calderón dijo...

Había leído este post hace varios meses, y hoy regreso para comentar.
Creo que la visibilidad que le da cualquier diario, no solamente El Comercio, a sus blogs no es muy equitativa para los demás bloggers que escriben y postean por su cuenta y que tratan de hacerse conocidos por sí solos.
Eso que puede sonar a ventaja tal vez al final no lo sea tanto, porque estos blogs no son tan "espacios personales" como si pasa con los blogs de cualquier hijo de vecino.
A mí no me parece bien que El Comercio elimine de su lista de opciones los blogs que dejan de existir cuando su autor decide que ha llegado el momento de parar. Por ejemplo, La tormenta en el vaso, y últimamente Pequeño detalle. Si el blog cerró por la razón que fuera, que cierren el campo de comentarios, pero que se pueda seguir leyendo el blog sin problemas. Creo que eso sería lo mejor.
Como ya hablé mucho, termino acá diciendo que deberían eliminar sin conmiseración, o mejor, no aprobar, toda esa recatafila de comentarios que solamente ponen "¿seré la primera?"... así cualquiera se llena de 'comentarios' que resultan siendo engañosos, pues es a partir de los comentarios (los de verdad) que un blog se retroalimenta.