martes, abril 05, 2005

¿Eres parte de la blogósfera?

Enrique Dans pone en su blog un interesantísimo post titulado Habitantes de la blogosfera y en los comentarios, de a poquito se arma la grande. Las acusaciones vas desde snob hasta elitista y demagogo. A mi parecer como que se le ha malinterpretado un poco. Es cierto que quizás los términos usados se prestan a esta malinterpretación, pero leyendo todo bajo la aclaración inicial que el mismo autor pone en el post, deberíamos ser capaces de tomar todo en su justo valor. Le cito a continuación (Y en negritas en lo sucesivo): El caso es que es este un tema del que se está hablando bastante por la cada vez mayor proliferación de blogs y páginas que dicen serlo, y se plantea a veces como la reivindicación de los bloggers de toda la vida ante la llegada de sangre nueva al género, juego en el que no quiero entrar porque me parece muy poco productivo.

Luego pasa al tema propiamente dicho: la cuestión, de entrada, podría parecer sumamente obvia: estoy en la blogosfera porque tengo un blog. Sin embargo, no lo veo así, y tengo abundantes muestras de ello: el Pasajero de la red, por ejemplo, que comenta a menudo en esta página, es para mí un perfecto "habitante de la blogosfera", aunque desconozco, dado su particular semianonimato, si tiene blog propio. ... Si la blogosfera son conversaciones, los que mantienen esas conversaciones son las personas, no sus páginas. Por tanto, la discusión no debería ser si, por ejemplo, el blog de Arcadi Espada es un blog o no. Lo correcto sería discutir, si ello viniese al caso, si Arcadi Espada es un "habitante de la blogosfera" o no lo es. ... ¿La respuesta? Indudablemente sí. Arcadi es un "habitante de la blogosfera", pero no por tener un blog. Tener un blog sólo le da "una casita", un "título de propiedad sobre un terreno blogosférico en primera línea de playa". Lo que confiere a Arcadi su condición es, desde mi modesto punto de vista, el hecho de participar en la conversación, de leer otros blogs (entre otros, me consta, éste mío), de aparecer en ocasiones en comentarios en su blog y en otros, de - seguramente, aunque carezco de datos - seguir sus trackbacks, monitorizar sus watchlists o examinar las estadísticas de acceso a su página para ver de dónde le vienen las visitas.

Y aquí pues es donde la gente ha empezado a tomar a Dans por clasista y otras cosas más, diciendo que su actitud es de los que pretenden poner barreras de entrada a la blogósfera y otras cosas. La verdad, yo pienso que debería haber puesto que tener un blog y no participar en conversaciones ajenas o no utilizar las mil y una herramientas existentes lo hace a uno un blogger menos activo que otros, pero nada más. Pero Dans sigue: La participación en la conversación es lo que es, para mí, consustancial al "habitante de la blogosfera". Alguien que se limite a escribir en un blog, sin participar en comentarios ni entrar en ningún otro, no lo es, por muy "en primera línea de playa" que esté su "apartamento". Lo importante, desde mi punto de vista, es mover la discusión desde el argumento simplista de "un habitante de la blogosfera es aquel que tiene un blog" a "un habitante de la blogosfera es aquel que mantiene determinado tipo de comportamientos".

Y sí pues, aunque yo entiendo lo que Dans quiere decir, y estoy de acuerdo, esto definitivamente se presta a malinterpretaciones. Además que el ponerse a enumerar las herramientas que usa para bloguear y que según él, posibilitan su identidad blogosférica suena algo snob, por decir lo menos. Todos sabemos que esas herramientas son recontra útiles y permiten plasmar nuestras inquietudes blogosféricas, pero se puede interpretar como que si no las usas, no eres nadie en la blogósfera, y no creo Dans haya querido decir semejante despropósito. En los comentarios como dije, le cae de todo, y él mismo hace ciertas precisiones, y luego algunos se disculpan y otros se reafirman, como en toda discusión.

El asunto es casi como la discusión por la obligatoriedad o no del voto, cosa que anda en los actuales editoriales limeños. No votar no te va a hacer menos ciudadano, pero utilizar tu derecho al voto sí te puede hacer mejor ciudadano, políticamente hablando. Trasladando ésto al tema que nos ocupa, tener tu blog y nada más no te hace menos blogger o habitante de la blogósfera, pero participar en las discusiones e involucrarte en el uso de las últimas herramientas te va a hacer un mejor blogger, técnicamente hablando, porque igual puedes tener esas características y ser un antipático de primera, con lo cual nadie va a opinar que eres un buen blogger.

Debo señalar que coincido plenamente con Dans cuando dice: que dificil es hacer una puñetera reflexión. Sana. Sin insultar. Sin descalificar. Sin dejar a nadie fuera ni dentro de ningún sitio. ¿A dónde coño voy a ir yo, Enrique Dans, diciendo quien es y quien no es blogosfera? No se le ocurre ni al que asó la manteca. No sería inteligente por mi parte. Es más, sería sencillamente estúpido. No es eso. Y quien se sienta insultado, vejado, ofendido o descalificado leyendo este post, me temo que tiene algo en la cabecita que debería hacerse mirar. Vaya, casi podría decirlo mismo con respecto a diversas opiniones que he manifestado en distintas ocasiones y han sido totalmente malinterpretadas. Y por ahí uno de los comentaristas aporta algo con lo que también coincido: como en los posts no existe la posibilidad de ver esos factores de la comunicacion no verbal que incluye los gestos, el tono de voz... para ver/interpretar la verdadera intencion de Enrique, pues surgen estas tiranteces. y otro más lo recalca: El lenguaje escrito tiene estas cosas, y si además tenemos en cuenta que la mayoría de los post se escriben "de corrido" o "como salen" sin el tiempo que se le dedica por ejemplo a un artículo de prensa, pues pasa lo que pasa. Creo que con esto ya quedó suficientemente clara la idea.

Por otro lado Álvaro Ramírez de Ojo al Texto toma el post y lo comenta también, mirándolo desde su propia perspectiva: Yo por el contrario espero que la blogosfera en su mejor expresión, se convierta en plaza pública, donde en un futuro todos tengan acceso (como en el Hyde Park londinense) a levantar su voz y a ser escuchados, interpelados y rebatidos por sus congéneres. Pero de eso estamos lejos, por varias razones, entre otras la brecha tecnológica. Que es una cosa muy seria y que raras veces se discute por estas costas. Pero hacia allá deberíamos ir, si la tecnología es tan buena como tendemos a creérnoslo. La brecha tecnológica, algo que no debemos olvidar en países como el nuestro.

Y lo de elitismos me hizo acordar, ya en el plano local, un comentario de Carla sobre Yahoo360: Extraño los días en que sólo los que sabíamos cómo, podíamos tener páginas web, luego blogs... ahora hasta el gato y el perro tienen espacio web. Bah, qué común, ya no hay exclusividad. jajaja, ya. Carlita tiene su chispa, definitivamente.

Technorati tags: , ,

5 comentarios:

Arturo dijo...

Por arrebatado casi meto la pata y comento que esto es una "discusión bizantina" ja,ja,ja. Reflexioné y traté de ver más allá.

Es que lo que dice Enrique me parece que peca al tratar de "definir" de manera restrictiva antes que de una forma abierta confundiendo, entre otras cosas, el uso de las herramientas tecnologicas como si eso también fuera parte del contenido... en pleno desarrollo se dió cuenta y la trato de arreglar peroy a había chocado con la gente que cree que Internet no admite fornteras y, los Weblog solo son un subset de la net.

Creo que es muy humano tratar de comprender que, cuando algo nos engancha o apasiona uno trata de preservar aquello dentro de ciertos limites para evitar que el resto, los no iniciados o el vulgo, contamine aquello a lo que consideramos estar vinculados.. es un síndrome de pertenencia -clasista- perfectamente entendible.

Es que el hecho de acuñar un término como Blogósfera -asi sea con el mejor de las intenciones- implica definiciones, alcances y inclusiones y exclusiones.

Fué audaz de su parte entrar a tallar en la complejidad de los límites y no dedicarse a hacer lo que debería hacer cualquier bloggero: crear contenido y que sea ello lo que defina su blog y no pretender definir lo que el cree deberia ser la comunidad o la orientacion de este mundillo virtual.

El simplemente ha chocado con la libertad implicita que hay de hacer en la net lo que uno se le antoja.

Álvaro Ramírez dijo...

Juan:
Muy interesante tu reflexión y comparto tus apreciaciones. Siempre hay margen de interpretación en todo lo que se escribe. Ahora, yo creo que hay gente que anda leyendo a Enrique de manera paranoica y en ése sentido estoy en desacuerdo con Arturo cuando dice "El simplemente ha chocado con la libertad implicita que hay de hacer en la net lo que uno se le antoja".
Yo por el contrario creo que si uno quiere conversar debe aprender a respetar. Atacar a la persona en vez de los argumentos es falta de netiquette. Yo no creo que yo tenga aquí libertad para empezarte a insultar, Juan. Si entro acá puede ser para disentir y atacar tus ideas, pero no tu persona. Y el tono puede ser amable y razonado, en lugar de inflamado y agresivo. En este sentido con este argumento no estoy atacando a Arturo sino a su idea de que aquí en la red uno puede hacer lo que le da la gana. Poder puede. Pero con eso no creo que se construyan espacios de discusión inteligente. Ni así se aprende, ni se dialoga.

Arturo dijo...

Hola Alvaro. Disentir es parte de las relaciones y eso no necesariamente implica conflicto.

Releí mi comentario y no creo haber utilizado algún adjetivo calificativo lo cuál confirma que muchas de nuestras percepciones a veces están basadas en prejuicios... no sé si eso también sea paranoia ! ja,ja,ja...

Fijate,,, yo tomo estas cosas con mucha ligereza, desde el momento en que entro a dialogar o a exponer mis ideas con la gente voy con un ánimo relativista en cuánto a lo que es verdad.

Sobre el netiquette pues creo que eso se fundamenta en la educación en valores de cada individuo y parte de ello se refleja en el cyberspace. A veces eso es algo asimétrico pero ya es un problema de consecuencia... por eso decía que en la red uno puede hacer lo que se le antoja... ese el principio máximo de Internet, ahora que cada quién interprete a su manera lo que puede o debe hacer con sus libertades individuales es una cuestión muy particular y no genérica que es lo que quise enunciar.

Entiendo que pasar de lo absoluto a lo relativo tiene sus limbos pero mi ánimo no fué nunca atacar a Enrique sino exponer lo que pensaba acerca de los requisitos de su blogosfera cosa que me pareció en muchos puntos segregacionista antes que integradora.

IHQ dijo...

Hola, me ha gustado mucho esta reflexión :-)

Sólo me gustaría aclarar que yo en ningún momento he atacado a la persona de Enrique Dans, como digo en su blog, es es para mi un referente y no sólo desde que tiene blog.

La verdad es que estoy tan dolida con este tema, que estoy escribiendo un post sábana

iChThYoRnIs dijo...

Es mejor que el fruto madure antes de ser comido. Aún verde ofrece un millón de sabores posibles. Ya maduro sólo queda decir si esta rico o feo.