sábado, diciembre 18, 2004

Veloso dice: Rock es basura

Caetano Veloso estuvo en Buenos Aires para una serie de conciertos la semana pasada y en el marco de la acostumbrada conferencia de prensa dijo: El rock es basura, su historia es ser basura. Es fuerte porque es basura, ganó fuerza mundial porque es basura. Cuando empezó Elvis a cantar las cosas primarias y su voz ultrapasada de vibrato nosotros amábamos a Chet Baker y Miles Davis. Aquello otro era basura. Y su fuerza venía de ser basura. Cuando trató de dejar de ser basura para ser respetable, vino una fuerza de dentro del propio rock, que se llamó punk. ¿Y qué significa? Basura. Y después el grunge, que quiere decir basura. Entonces rock es basura. ¿Qué puedo hacer? ¿Buscando provocar? porque otra cosa no puede ser, tales declaraciones no resisten al mínimo análisis, ni desde la óptica de la historia de la evolución musical, ni desde ninguna otra. La entrevista vía Terra Argentina, trae algunas cosas interesantes, pero a decir de muchos, Veloso ya fué; yo, sin opinión al respecto pues no he oido sus últimos trabajos.

3 comentarios:

la una y la otra dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Javier Agreda dijo...

Interesante lo de Caetano Veloso, especialmente porque lo dice con toda la mala leche del mundo, queriendo hacer pasar la mayor virtud del rock (su capacidad para renovarse y mantenerse vigente) como un defecto. Si pues, la música de Elvis era basura comparada con la de Davis, Baker y demás jazzistas de la generación del bop. Pero ahora, 50 años después, seguimos teniendo grandes creadores dentro del rock, mientras que el jazz y el bossa nova son casi piezas de museo, como el barroco o la música dodecafónica.

Me explico un poco. El rock, como el jazz, el blues, la música criolla limeña y todos los géneros de música popular tiene su origen en lo que Veloso llama "basura": los estratos sociales más bajos, la gente más pobre. El blues se origina en los cánticos de los negros esclavizado, el jazz en los bajos fondos de algunas ciudades norteamericanas, la música criolla en los "viejos callejones de un solo caño" de Barrios Altos. La historia de estos géneros musicales es más o menos la misma. A la primera generación, los "inventores" del género, le sigue otra de grandes creadores, los que después van a ser considerados los "clásicos" de cada género. Los Beatles y Rolling Stones en el rock, Louis Armstrong en el jazz, Felipe Pinglo en la música criolla.

Por supuesto, estos géneros no dejan de evolucionar, y después de la generación de clásicos suele venir otra de creadores artísticamente mejor dotados pero cuyas obras ya comienzan a ser un poco difíciles de seguir para las personas pertenecientes al estrato social del que surgió el género. La música se va haciendo cada vez más compleja y paralelamente va perdiendo el contacto con el público. Eso pasó con el jazz a partir de Charlie Parker y Miles Davis, con la música criolla a partir de Chabuca Granda y, por supuesto, con el rock de Pink Floyd, Genesis, Yes y tantos otros grupos.

Después de eso, ni el jazz ni la música criolla volverían a tener la popularidad y la vigencia que tuvieron en su periodo clásico. En cambio, el rock "elitista" produjo una violenta y saludable reacción dentro del propio género. El punk fue una vuelta a las raíces, a la que siguió la llamada "new wave", con grupos como Police y REM que significaron un nuevo periodo clásico del rock, en el que el género no sólo mantuvo toda su vigencia sino que además creció en popularidad en todo el mundo. El grunge fue incluso algo mejor, pues de alguna manera respondió a la excesiva frivolización del rock de fines de los 80, representada tanto por grupos como Poison como por el pop de Madonna y Michael Jackson y sus sucesores.

Veloso habla por la herida: sus géneros musicales (jazz y bossa nova) están muertos y enterrados hace mucho tiempo, mientras que el rock (ese género plebeyo y burdo) "sigue vivo y bien", como dice una famosa canción de un rokero de los 70's.

Juan Arellano dijo...

Gracias Javier, en realidad el rock se mantiene, creo, por 2 razones, ha demostrado infatigablemente su capacidad de autorrenovación al poder convocar diversas tendencias y formas de verse a si mismo, y por que es un gran negocio. Lástima lo del jazz, pueda que haya algo interesante por ahí actualmente pero no como en la época dorada ni como en la época de la fusión jazz-rock.