sábado, octubre 24, 2009

Debatiendo sobre el aborto en el Perú

Desde hace unas semanas atrás, el debate sobre el aborto ha resurgido con fuerza en el Perú, esto debido a un proyecto que se aprobó a nivel de la Comisión Especial Revisora del Código Penal peruano del Congreso para despenalizar el aborto en casos de violaciones o de graves anomalías en el feto, lo que se conoce como aborto eugenésico, añadiéndose así al terapéutico. Como era de esperarse la Iglesia Católica se opuso a esta medida, que incluso ha generado opiniones divididas entre los propios miembros del gabinete ministerial, sin embargo el debate está lejos de acabar pues la propuesta recién será remitida por la Comisión a la Presidencia del Congreso en el mes de diciembre para su discusión.

Cabe indicar que la actual legislación peruana al respecto (Código Penal de 1991) estipula (PDF) que se penaliza todos las formas de aborto con excepción del terapéutico, e incluye como figuras atenuantes el aborto ético o sentimental y el aborto eugenésico. También es apropiado señalar que aunque obviamente no hay cifras oficiales confiables sobre el aborto, se estima que al año se producen de unos 350,000 a 400,000 abortos en el Perú.

Pero las manifestaciones a favor y en contra de la despenalización del aborto ya han llegado a las calles de Lima, y dado que el debate tiene para largo es de suponer que seguirán ahí unos meses más. Las encuestas realizadas arrojan un resultado casi parejo de las opiniones sobre el tema. La encuesta digital de Peru.com da 54 por ciento de participantes que cree que no debería despenalizarse el aborto eugenésico en caso de malformaciones genéticas y de violación, y un 43 por ciento que sí. Por otra parte las cifras de una encuesta hecha por la empresa Apoyo para el diario El Comercio dan un resultado similar: "El 53% desaprueba el aborto cuando el embarazo resulta de una violación. El 41% lo aprueba. El 48% dice no al aborto cuando el feto presenta malformaciones. El 46% se manifiesta de acuerdo".

La controversia nacional sobre el tema ha tenido eco incluso en el extranjero, pero es en internet donde hay testimonio del mismo, por ejemplo en Foros Perú hay un hilo de debate con el título de Aborto eugenésico. Estas a favor o en contra. Obviamente en los blogs se ha dado también la discusión y bastante interesante por cierto. Empecemos citando a Isabel Guerra de Las Burbujas Recargadas quien hace pública su posición al respecto:

creo que la principal razón por la que me opongo (al aborto) es porque la muerte es irreversible. No tiene retorno. Abortar o aplicar la eutanasia, o enviar a alguien al patíbulo, son generalmente situaciones a las que se llega bajo un tremendo estrés, en las que se llega a sentir que esto es la única solución. Ojo, que digo sentir, no pensar, porque cuando uno está pasando alguna de esas situaciones extremas es muy fácil no pensar con claridad, es terriblemente fácil equivocarse.

Hay muchísimos testimonios (libros, páginas web, etc.) de mujeres que abortaron y que años después se arrepintieron. Les dijeron que con un aborto se libraban de un problema en media hora. Pero no les dijeron que el recuerdo no las abandonaría nunca. Y cuando años después se arrepintieron, ya no había vuelta atrás. Lo que tienen casi todos estos testimonios en común es que las mujeres señalan que no recibieron ninguna ayuda, y que de una u otra forma fueron inducidas, por las circunstancias, por la desesperación o por terceras personas, a creer que el aborto era la única salida.

Por su parte Daniel Salas de Gran Combo Club, desde una posición contraria, se va a la parte ética del problema:

La discusión sobre el aborto no debería estar enfocada en las motivaciones terapéuticas, ya que estos criterios crean severas contradicciones. Por ejemplo, conozco algunas personas que se oponen al aborto por razones morales pues consideran que el óvulo fecundado debe ya ser considerado una persona pero, a la vez, admiten que hay ciertos casos (como la violación o malformaciones severas) que pueden justificar tal práctica. Si el aborto fuese injustificable e inmoral, no debería tener excepciones, ni siquiera como respuesta posible a una violación, ya que el nuevo ser debería ser considerado enteramente independiente de tal acto que le dio origen; tampoco se debería permitir en casos de que el embarazo pudiera causar la muerte de la madre, ya que el niño por nacer, con todos sus derechos plenamente constituidos, no podría ser considerado responsable de tal consecuencia.

Entonces, quien admita que el aborto es admisible “en ciertos casos” o “bajo ciertas condiciones” debería reconocer que la inviolabilidad de la vida humana aplicada a un feto no es tan absoluta como en principio se anunciaba. La discusión debería estar, en cambio, enfocada en dos cuestiones de índole ética, a saber:

  1. El derecho que posee la mujer de continuar con el embarazo de un ser que depende enteramente de ella.
  2. La posibilidad de otorgarle al no nacido los mismos derechos que a un nacido.
En el blog Tinta Roja, Cristina Andrade trata de aportar su granito de arena al debate indicando el problema de la informalidad que impera en el país:
otro problema en esta posible legalización del aborto, es la criollada, la ilegalidad de algunos médicos, quienes bajo el pretexto de que la muerte de la madre peligra, o que es un bebé con malformaciones, falsearán exámenes y documentos, para justificar el aborto, claro dependiendo de cuanto les paguen, porque en este país todo se compra, todo se vende y lamentablemente como existen médicos buenos, también hay malos y sin ninguna ética, quienes por dinero son capaces de todo.
Esos son los riesgos de legalizar el aborto, estamos en el Perú, no en Europa ni otros países civilizados en los que la ética, los valores y las leyes se respetan. Aquí siempre están buscando como violar las normas, así que en ese sentido, creo que sería muy peligroso legalizar el aborto.
Pero la cantidad de comentarios a este post la hizo publicar otro en el que afirma:
Leer los comentarios a favor y en contra en mi primer post, solo me han hecho llegar a una conclusión: la mujer debe tener la libertad de decidir si aborta o no. Y creanme, yo no estoy a favor del aborto, pero tampoco puedo obligar a alguien a pensar como yo. Es sencillo, en mi caso, por mas que despenalicen el aborto, no lo haría, porque mi convicción, mi forma de ser no lo permitiría. Es decir, quien está en contra del aborto, simplemente no lo hará, con o sin ley a favor o en contra, simplemente no lo hará. En todo caso, quienes piensan distinto, tienen la libertad de decidir, y no ser juzgadas.
Laura Arroyo del blog Menoscanas incide en la necesidad de debate y respeto a la opinión ajena:
El problema en este país es justamente que somos incapaces de reconocer en la opinión distinta de la propia una opinión válida. Problematizar temas polémicos como el aborto, la eutanasia, preguntarnos si el Estado debiera ser o no laico, etc. es, en buena cuenta permitir que se desarrolle la democracia. En ese sentido, ¡a buena hora el tema del aborto ha sido puesto en la mesa!
Y precisamente es sobre el debate que se da, que Daniel Salas de GranComboClub se pregunta en otro post lo siguiente:
Un asunto en este debate al que nadie ha podido responder es qué se entiende exactamente por penalizar el aborto.
Con la penalización del aborto hay una enorme discrepancia entre el discurso que lo sanciona y el castigo que reciben efectivamente quienes lo ejecutan. Así, quienes se oponen a despenalizar el aborto sostienen que la interrupción voluntaria de un embarazo equivale a un homicidio. La consecuencia práctica de tal juicio debería ser que las personas involucradas en el aborto, incluyendo la madre, reciban la misma condena que recibe quien asesina a un nacido. Esto, sin embargo, no ocurre. Una madre que asesina a sus hijos va a la cárcel y recibe mucha publicidad en los medios. Pero una mujer que aborta no.
Este tipo de discrepancias revelan las verdaderas intenciones de la ley. ... controlar la capacidad de las mujeres de tomar decisiones sobre su cuerpo. Permitimos que el aborto se practique, pero no de manera abierta porque esto último daría demasiada libertad a las mujeres en una decisión que sentimos que afecta el sostenimiento de la sociedad.
Para David Ramos de Yo, (DASH) no hay mucha argumentación que valga:
las organizaciones feministas y pro-elección, en general, parecen considerar que el ser humano inicia su vida con el nacimiento. Antes de eso, solo era poco más que un riñón. Vale anotar que no hay ciencia que sustente esto, más que una frívola y equívoca percepción de la realidad: no te veo, por lo tanto no existes.
la defensa de la vida debe ser prioridad: así como defendemos delfines, perritos callejeros, flora y fauna amazónica, con mayor razón debemos defender la vida humana en cualquiera de sus etapas. Ningún honor hay en defender más la vida de una foca o de una ballena que la de un congénere humano.
Entre otros posts publicados sobre el tema cabe señalar los siguientes: Iglesia / Estado / Aborto de Apuntes Peruanos, con precisiones sobre las relaciones iglesia - estado, El aborto... sin meter a DIOS de @cnieto de Christian Nieto con su opinión sobre los motivos para abortar, Aborto: OMS vs. Ciencia en el blog Mi otro blog es un Ferrari de Gianmarco Guevara con información sobre a qué se denomina aborto, ¿Quieren legalizar el aborto? del blog de la publicación Otra Mirada, con varios datos y enlaces interesantes. También el artículo Aborto: ni moderno ni racional de Gonzalo Zegarra, publicado en Semána Económica que ha generado buena cantidad de comentarios en el mismo. El blog La Mestiza, colectiva Feminista de Izquierda, estuvo publicando y haciendo campaña a favor de la despenalización del aborto. En la otra orilla del debate, el blog Perú defiende la vida estuvo también bastante activo con su campaña contra la medida propuesta.

Como se desprende de las opiniones citadas, las posiciones respecto al aborto son difícilmente conciliables. Y es comprensible pues estamos hablando de vida, ética, moral, valores, ciencia, todo desde una decisión que muchos tomamos en base a la practicidad y desde la privacidad de nuestras vidas. Por otro lado hay muchos intereses materiales en juego ¿Por qué si no hay una oleada de discusiones sobre este tema por todo el mundo, sobre todo en América Latina? Como dije antes, el debate tiene para largo, y más aún con la reciente noticia de la prohibición al estado por parte del Tribunal Constitucional de repartir gratuitamente las conocidas "Píldoras del día siguiente" es obvio que las cosas no van precisamente a calmarse.

La imagen del post ha sido obtenida de Noticias24.com.

6 comentarios:

Dinorider d'Andoandor dijo...

el problema es que en paises como el nuestro hecha la ley hecha la trampa
:S

yo estoy a favor de su despenalización al menos en algunos casos, el problema es que eso no es una solución al problema de falta de educación y cultura de respeto en el país, no sólo en el interior o en zonas marginales.

catirestrepo dijo...

Primero debo felicitarte por tan excelente escrito. Valiosísimo el ejercicio que haces al enlazar lo que desde cantidad de blogs se está diciendo sobre el tema. Hace que la lectura sea fresca e ilustre a quién esté investigando opiniones frente al aborto, por ejemplo.

En cuanto al tema en sí, considero que como afirma Dinorider, hay un asunto educativo (además de cultural, anotaría yo) de gran trascendencia detrás del que una mujer decida abortar o no.

Aquí en Colombia sucede algo parecido en la medida en que aunque algunos lo nieguen, la Iglesia sigue teniendo gran influencia en la mayoría de los municipios e incluso en decisiones y/o mediaciones políticas. Pese a que ya el aborto está despenalizado bajo 3 condiciones (violación, malformación y peligro de muerte para la madre), hoy puedes ver rayones en muchas ciudades a favor y en contra alimentando un debate que parece no acabar.

Saludos,

Cati.

Pd. A propósito, hoy vi un rayón que decía: Tu abortas, yo aborto, todas callamos. Tal vez se atraviese una foto y te la envío para que conozcas el dibujo con el que lo acompañaron.

burbujasreloaded dijo...

Lo que falta es educación, entre otras cosas.

Pero claro, más rápido, más barato y más práctico es darles una píldora abortiva o hacerles un aborto.

Soluciones sanitarias para problemas sociales; con el aborto se están atacando los síntomas, no la enfermedad en sí.

No me parece coherente, ni respetuoso de la dignidad humana.

lovick dijo...

Es interesante lo que has escrito , soy estudiante de ciencias de la comunicacion, me gustaria hacerte una pequeña entrevista via internet, bueno no se como contactarte te dejo mi correo talia1718@hotmail.com

Muchas gracias

Juan Arellano dijo...

Dino: Complejo dar una solución que satisfaga a todos.

Cati: La discusión sobre el tema anda por toda Latinoa América ¿Casualidad? no lo creo

Burbujas: Lo práctico y la dignidad, buena perspectiva.

Lovick: Creo que muchos de los citados te podría hablar mejor del tema que yo, pero no problem.

Gracias a todos.

Computación Básica dijo...

Es cierto que la mujer -o el hombre- tienen derecho a decidir sobre lo que hagan o dejen de hacer con sus cuerpos. Esto por simple oposición a que nadie, sino yo, soy quien tiene ese derecho. Pero tomar como argumento aquel derecho que le asiste a la mujer, para ocultar lo que a todas luces podría ser un gran negocio -me imagino a las clínicas de los conos ofreciendo descuentos y facilidades para quien se haga una "interrupción del embarazo"- me parece indignante.