domingo, enero 27, 2008

Ilión - Dan Simmons

Este libro lo compré en la pasada Feria del Libro Ricardo Palma en Miraflores. Lo empecé a leer estando en Iquitos y lo he terminado ya de regreso en Lima. Como dije en esa oportunidad, no me salió tan barato como para ser una edición de bolsillo, pero dadas las ganas que le tenía... igual me di maña para pedir descuento y conseguirlo, que eso que se den cuenta que uno está muriéndose por algo es fatal a la hora de comprar. La edición es en dos tomos y está en la colección de Ciencia Ficción de Byblos, Argentina, de febrero del 2006. La original en castellano es de Ediciones B del 2004 me parece, y la original en idioma inglés data del 2003.

De Dan Simmons tengo (y he leido) unas tres novelas, la excelente La Canción de Kali, la muy buena Fases de Gravedad y la entretenida El Bisturí de Darwin. Tengo en falta la serie de Hyperión y el resto de su obra por supuesto. Ilión es la primera de una serie de dos novelas, siendo la segunda Olimpo. Y los editores, debido a su extensión, no tuvieron mejor idea que partirla en dos tomos para la edición en lengua castellana. El primer tomo se subtitula El Asedio, y el segundo La Rebelión.

La idea básica en Ilión es la puesta en escena de la Iliada, pero en Marte. Con el monte Olimpo marciano como el clásico monte Olimpo griego, es decir, como morada de los dioses griegos. Y abajo en la playa, Troya, y troyanos y aqueos, por miles. Por supuesto estamos hablando de un Marte terraformado, hecho habitable para los seres humanos y no sólo eso, sino que poderosas tecnologías permiten que la cima del monte Olimpo (más de 27,000 metros de altura) conserve atmosfera y verdor. Y claro, los dioses son realmente dioses, capaces de desplegar todos los atributos sobrehumanos que la mitología griega dice que tenían.

Aquí debo hacer una pausa y confesar algo: la Iliada fue el primer libro que leí en mi vida. El segundo fue la Odisea. Todo eso a la edad de siete u ocho años. Y los releí y releí y releí. Así que cualquier cosa relacionada me atrae sobremanera. Fin de la pausa. Sin embargo Ilión no es cualquier cosa. Simmons ha armado una novela muy, muy buena sobre la premisa mencionada, y la ha complementado con otras dos líneas narrativas, la primera es sobre ciertos robots que ¿viven? en las lunas de Júpiter, uno de los cuales es muy aficionado a Shakespeare y otro a Proust. La otra línea se desarrolla en la tierra y tiene como personajes a un grupo de humanos que vive algo así como la vida loca, pero en medio de tecnologías muy avanzadas que no cuestionan sino que simplemente usan.

Obviamente esto es nada más que el inicio pues la trama poco a poco introduce elementos de cambio y vamos viendo como las distintas líneas narrativas en realidad cubren diferentes aspectos de la misma historia, que no es otra que la de la humanidad en un lejano futuro. El resultado, no lo duden, es impresionante. A título personal no puedo dejar de decir que las partes que se desarrollan en Marte, con los hechos de la Iliada y los dioses en el Olimpo complotando es la que más me ha gustado, Simmons tuvo la felíz idea de hacer que su narrador y personaje principal en esta línea narrativa sea alguien versado en la Iliada, lo cual, además de estar bien enhebrado en la trama, es una gozada para el lector. Transcribo unos pocos de los párrafos iniciales del libro para que puedan opinar por ustedes mismos.
Cólera.

Canta, oh, Musa, la cólera de Aquiles, hijo de Peleo, asesino, eje­cutor de hombres destinados a morir, canta la cólera que costó a los aqueos tantos buenos hombres y envió tantas almas vitales y valero­sas a la temible Casa de la Muerte. Y de paso, oh, Musa, canta la cóle­ra de los propios dioses, tan petulantes y poderosos aquí en su nuevo Olimpo, y la cólera de los posthumanos, muertos y desaparecidos co­mo parecían, y la cólera de los pocos humanos auténticos que quedan, por ensimismados e inútiles que puedan haberse vuelto. Mientras estás cantando, oh, Musa, canta también la cólera de esos seres pensativos, sintientes, serios pero no del todo humanos que soñaban bajo los hie­los de Europa, morían en la ceniza sulfurosa de lo y nacían en los fríos pliegues de Ganímedes.

Oh, y cántame, oh, Musa, a mí el pobre Hockenberry, nacido con­tra su voluntad... el pobre y muerto Thomas Hockenberry, doctorado en clásicas, Hockenbush para los amigos, amigos convertidos en pol­vo en un mundo ya olvidado. Canta mi cólera, sí, mi cólera, oh, Musa, por pequeña e insignificante que pueda ser esa cólera en comparación con la furia de los dioses inmortales, o con la ira del aniquilador de dio­ses, Aquiles.

Pensándolo bien, oh, Musa, no cantes nada de mí. Te conozco. Te he servido, oh, Musa, incomparable zorra. Y no me fío de ti, oh, Musa. Ni pizca.
Los que conozcan la Iliada no dejarán de reconocer la primera línea, pues es tal cual como empieza la epopeya de Homero, aunque en vez de Musa dice Diosa. Pero a partir de esa cita el texto va divergiendo y se van añadiendo elementos no presentes en la obra original, humor, ironía, sarcasmo, etc. Aparte por supuesto de los elementos de ficción creados por Simmons, robots, posthumanos, y otros más. Adicionalmente el libro está lleno de referencias literarias, el omnipresente Homero, los ya mencionados Shakespeare y Proust, y otros varios que se van adivinando: Nabokov, Wells, Browning, Auden, hasta Tolkien por ahí de pasadita.

Por si alguien quisiera tengo el e-book de este libro también. Creo que está demás decir que recomiendo su lectura enfáticamente. Si vieron la película con Brad Pitt tendrán una pequeña idea de lo que es este libro, porque la imaginación de Simmons es sencillamente inagotable. Pero hay algo malo, la historia no termina con el libro, se queda a medias y prometiendo más y mejor. Sí, ya se imaginan, quiero leer Olimpo pero ya. Para los que deseen ahondar en el tema, una entrevista (en inglés) a Simmons de cuando se editó el libro, y una buena reseña del mismo (en inglés también, sorry).

2 comentarios:

Dinorider d'Andoandor dijo...

tú tienes mi gmail, pásamelo plz!

me suena algo extraño, con esas líneas no sé si se refieren a los lugares de la tierra o más bien a los espaciales, creo es a estos últimos, no?

Manuel dijo...

Hola,

llevo desde que me recomendaron este libro buscándolo y mi mayor problema para encontrarlo es que vivo en Brasil y no lo han traducido al portugués, así que las librerías no se atreven a pedirlo.

¿Podrías enviarme el e-book? Mi dirección de correo es amguerrero@gmail.com

Muchas gracias,

Manuel Guerrero