Joaquín Estefanía puede que no sea muy conocido por acá, pero por otras latitudes sí que lo es, popular y polémico. Periodista, ex director de el diario español "El País", y escritor de libros sobre la globalización y el poder, fue entrevistado recientemente por Silvia Pisani para el diario argentino La Nación a propósito de un nuevo libro suyo: La Mano Invisible. De dicha entrevista extraigo algunos párrafos que me llamaron la atención:

"Se habla de globalización, pero en el mundo hay mil millones de personas, una sexta parte de la población, que no saben siquiera qué significa eso y otros varios cientos de millones que lo saben en muy escasa medida. Tras quince años de globalización, vemos que no nos está saliendo muy bien, sino de modo muy excluyente. Y no sólo por la desigualdad, sino por un elemento más novedoso, como que cada vez existen más decisiones que afectan a nuestra vida diaria que se adoptan más lejos de nosotros. Eso implica que la globalización está afectando al cogollo del sistema democrático tal como lo concebimos. Y que éste queda sin respuesta".

-¿Cómo lo afecta? -Lo vuelve anémico, con poca calidad, porque tiene cada vez menos poder para cambiar las condiciones de vida en las que trabajamos. Y junto con esa impotencia de la política conviven poderes privados, no legitimados por nadie, que afectan a diario. Poderes como los mercados, los medios de comunicación y los sondeos de opinión, que se han vuelto un vicio para los políticos.

-¿Por qué en estos quince años de globalización las cosas no han ido tan bien como se esperaba? -Porque la globalización que tenemos es deforme. Porque no es total: es sólo financiera y, en alguna medida, económica, pero en muy poca medida es política y en casi nada lo es para la justicia, el mundo de los derechos humanos o el de la ecología.

-Y esa diferencia de velocidades entre globalizaciones, ¿no puede hacer estallar al resto? -Creo que es lo que está ocurriendo. No sólo porque el ritmo no es parejo, sino porque la más importante, la globalización financiera, no tiene reglas. En cuanto salimos de nuestras propias fronteras nadie sabe quiénes son los jueces. Y tampoco es cierto que sea mundial: hay grandes partes del mundo que están deseando ser "explotadas" por la globalización: buena parte de Africa, de Asia o de América latina. Hay una sexta parte de la población, casi mil millones de personas, que no sabe siquiera qué es la globalización y otros cientos de millones que lo saben muy poco.

-Volviendo a los "poderes invisibles", incluye entre ellos a los medios de comunicación, pero ¿quién tiene ese poder y por qué invisible? -Es otro fenómeno contradictorio, porque una tendencia en los medios tradicionales es la concentración, las grandes corporaciones. Por el otro lado, tenemos el impacto de Internet y, dentro de ella, de los blogs, que es algo apasionante y difícil de manejar y de entender. Es un poder invisible.

-¿Alguien puede decir qué hay detrás de los blogs? -Nadie sabe aún lo suficiente para hacer un análisis definitivo; no está muy claro, pero es impresionante: en el mundo se crea un blog cada siete segundos.

-¿Usted se informa a través de ellos? -Un poco, y muchos periodistas los consultan. El economista norteamericano Paul Krugman reconoció que entre sus fuentes de información figuran algunos blogs en los que confía.

-¿Es la futura revolución? -No me atrevo a decir lo de revolucionario porque siempre pensé la revolución como algo colectivo, mientras que en los blogs es todo lo contrario: es estar uno solo. Resulta difícil hablar de una revolución del blog, pero es evidente que allí está pasando algo.

Lo que habla del tema de la globalización y democracia suena muy similar a lo que sucede en el Perú, donde pareciera que cualquier gobierno es incapaz de reducir siquiera en algo la desigualdad existente entre los diversos sectores de nuestra población, y que las decisiones reales e importantes son tomadas por personas que no fueron las que elegimos para hacerlo. Por otro lado su opinión de los blogs me pareció bastante particular, no los ignora ni menosprecia, pero tampoco cree que sean lo que salvará al mundo. Y bueno, ando de acuerdo con él.


La fotografía de Joaquín Estefanía proviene de la web del Programa para el Desarrollo de las Naciones Unidas, filial Argentina.


Technorati tags: , , , , , ,

2 comentarios:

Alfredo dijo...

Estoy de acuerdo, en Bolivia delos 9 millones de habitantes habran y 1 millon que han escuchado hablar de la Globalizacion y solo 100 mil deben tener una idea de su origen etc., la mayoria de acuerdo a la propaganda Gubernamental cree que es una imposicion gringa, dudo que el Presidente tenga una idea clara como encarar este desafio ya que esta rodeado de ONGs anti-globalizadores, creo que acondicionando proyectos medio ambientales, subsidios agricolas y la negociacion de productos medicinales genericos etc. podriamos aceptar el desafio.

Alfredo dijo...

Estoy de acuerdo, en Bolivia delos 9 millones de habitantes habran y 1 millon que han escuchado hablar de la Globalizacion y solo 100 mil deben tener una idea de su origen etc., la mayoria de acuerdo a la propaganda Gubernamental cree que es una imposicion gringa, dudo que el Presidente tenga una idea clara como encarar este desafio ya que esta rodeado de ONGs anti-globalizadores, creo que acondicionando proyectos medio ambientales, subsidios agricolas y la negociacion de productos medicinales genericos etc. podriamos aceptar el desafio.